A veces le llamo sin querer. Cada día que me levanto miro por el hueco de las escaleras y no le veo buscarme con los ojos y tropezarse torpe subiendo, sin poder decirle “como te partas una pata me enfado”. Y miro y pienso así a diario. No puedo evitarlo.
Cuando preparo pasta, o mi sopa de pollo, que le encantaba, se me hace nudo. Igual que cuando miro al hueco del sofá.
Cada vez que me pongo los pantalones y no me empuja en el culo, sonrío con pena.
A veces Nick y yo imitamos su estruendoso bostezo y nos reímos mucho, aunque me cuesta ver que él aún le habla como si estuviera. Mira al cielo y le cuenta sus cosas, o como se siente, o qué vamos a hacer.

Cantamos canciones en el coche, y esperamos a su estrofa. Como siempre.
Me pincha un poco el corazón cuando veo a otros perros con sus amigos… Y os tengo mucha envidia.
Mucha.

13 comentarios sobre “Te echo de menos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .