Mi Photomundo – Vivian Maier

Hoy en mi Photomundo, quiero hablaros de la discreta Vivian Maier.

Me viene que ni pintado, ya que hace un par de semanas, estuve en la Fundación Canal visitando la exposición que han hecho sobre ella (muy recomendable, por cierto, ya que consiguen mostrar de forma global todo su trabajo, y bajo mi punto de vista, la elección de las fotografías es estupenda, también la disposición en la que están colocadas. Pincha el enlace y tienes toda la info).

#VivianMaier fue una niñera estadounidense que trabajó cuidando niños toda la vida, pero sobre todo era una artista emocional y sensible, y alguien con una mirada maravillosa, porque es alucinante todo lo que consiguió plasmar, sin medios. Me explico:
Ella tenía una cámara Rolleiflex que sacaba a paseo constantemente y con la que plasmaba, con su particular visión, las cosas que a su alrededor iban sucediendo. Con su sueldo de niñera, no podía permitirse revelar casi ningún carrete de los que usaba, pero eso nunca la paró. Y a mi lo que me fascina es cómo puede alguien, sin cotejar lo que está haciendo, seguir adelante, crear maravillas a ciegas, y disfrutarlo con esa ingenuidad y pasión con la que ella lo disfrutaba.
Aquí la tenéis en uno de sus muchos autorretratos, que disparaba aprovechando cualquier sobra o reflejo que a ella le parecía artístico y creativo.

En 2007 John Maloof estaba buscando información para escribir un libro de historia sobre Chicago NW Side llamado Portage Park y acudió a una subasta donde compró un archivo de fotografías por unos 380 USD. Resultó que era el archivo fotográfico de Vivian. Lo reveló, y lo mostró al mundo. Investigó, encontró a la familia para la que Vivian había trabajado durante casi 20 años, y recuperó dos cajones grandes que iban a ser tirados a la basura. Contenían correspondencia, recortes de periódico y carretes fotográficos en color. Meier tenía como 100.000 negativos, y todos se revelaron. Cuando buscaron a la autora, encontraron que había fallecido sólo dos días antes. Ironías de la vida.

Meier es una fotógrafa con mucha visión estética. Sus composiciones son elegantes, sus encuadres equilibrados, tenía mucho ingenio para captar StreetPhotography, y es muy discreta: nunca toma partido en las fotografías que toma. Solía ponerse a una distancia muy prudente del objeto en cuestión, y se fijaba mucho en las pequeñas anécdotas y los detalles de todo cuento iba sucediendo.
Para mi fue una gran ladrona retratista, y me fascina ver cómo tiene mucho respeto con las fotografías de la gente pobre en la calle, manteniéndose a distancia, discreta y procurando sacar un lado amable, pero totalmente brusca y desafiante con los retratos que tomaba por la calle a gente que evidentemente era de clase alta. A ellos se les acercaba, los tomaba en encuadres más arriesgados, más irónicos, interfiriendo en sus caminos. Una inconformista luchadora.

He aquí uno de los retratos que pueden verse en la exposición de la #FundaciónCanal

 

Os animo a que conozcáis un poco más de su obra, visitéis la exposición (rápido, que quedan pocos días), veáis sus hermosas composiciones, y penséis que la pasión que uno siento, puede cambiar el mundo.

Un abrazo,
Loren.

Mi PhotoMundo – Javier Vallhonrat

Hoy me apetece, a las 7 de la mañana, hablaros de él, porque estoy trabajando en una sesión de moda que disparo mañana en la azotea de un conocido hotel de Madrid, y claro, cuando tienes que buscar referentes, de él no puedes olvidarte para inspirarte.

——————————————————————————————-

JAVIER VALLHONRAT:


Fotografía de Mercedes Rodríguez

Javier Vallhonrat es un fotógrafo madrileño nacido en 1953 que estudió Bellas artes, y que pronto empezó a publicar sus fotografías en la revista Vogue.

Mirad qué composición, qué pasada de luz y de colores. A mi sus tonos verdes casi fluorescentes me machacan el cerebro a endorfinas.

Fotografías de Javier Vallhonrat- fuente Pinterest

¿Véis ahí Fotos sólo de moda? ¡Ja!

Javier ha sido fotógrafo, y profesor en la Universidad de bellas artes en Cuenca (Vaya suerte de alumnos!). Ha trabajado como fotógrafo para la revista Vogue (ediciones inglesa, alemana, italiana y japonesa), firmas como Yves Saint Laurent, Lancôme o Shiseido y para diseñadores de la fama de Christian Lacroix, Sybilla o John Galliano.

Pero no ha sido sólo un fotógrafo de moda, sino que ha realizado a lo largo de sus carrera al menos 10 proyectos artísticos interesantísimos que os recomiendo que veáis en su web (http://www.javiervallhonrat.com/art/) , que han tenido reconocimiento a nivel mundial. Su trabajo ha sido expuesto en las mejores galerías y salas de exposición nacionales e internacionales, en prestigiosos museos de todo el mundo, y forma parte de colecciones que van desde el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofia de Madrid al The Beuth Collection en Estados Unidos, pasando por la Maison Européene de la Photo, hasta el Philadelphia Museum of Art, etc...

Enamorado del mundo analógico, (afirma que tuvo que introducirse en lo digital por cojones), sus trabajos artísticos está llenos de reflexiones que ha ido haciendo a lo largo de 30 años, estudiando la fotografía como arte, como lenguaje, llevándola a límites, mezclándola de alguna forma con otras artes como la pintura, el video, la palabra… Vallhonrat ha sido un maestro para muchos.

Ha recibido numerosos premios, entre ellos, el Premio Nacional de Fotografía (1995) y os pido que, cuando vayáis a ver su obra, lo hagáis relajados, con una buena música, y una copa de vino. Interioriza, recréate y reflexiona sobre lo que ves.

Os dejo algunos ejemplos:

#2#7Fotografías de su proyecto La senda y la trama, que me flipa, extraida de su página web.

#90WEB

F146webF69webFotografías extraidas de su Web (http://www.javiervallhonrat.com/art)

Estas últimas forman parte de un proyecto, Interacciones, dividido en 5 partes, y extraído de los numerosos viajes del autor a entornos glaciares y con climatología extrema. ¿Queréis domesticar la naturaleza? Pos vais apañaos… (Esto es más o menos mi resumen para vosotros, así, rápido… No sé qué diría él de esto, pero …)

Espero que disfrutéis de su obra.

¡Un abrazo!

 

Mi PhotoMundo

Inauguro una sección que llevaba un tiempo pensando hacer, y que anoche, gracias a un empujoncito por privado de una amiga (un beso, Elena) acabó de tomar forma. (gracias a todos los que, cuando veis noticias fotográficas, os acordáis de mi. Tengo que devolver todo lo que me dáis).

Mi Photomundo nace para compartir con vosotros todos aquellos profesionales que me inspiran, y que hacen cosas que realmente me vapulean el alma. Porque creo que a todos nos interesan las cosas bonitas, los proyectos inspiradores, y las personas interesantes.

Y comienzo con un GRANDE: SEBASTIÂO SALGADO.

Licenciado en Economía, y cansado de su profesión, decide dedicarse a lo que realmente le apasiona (con la abismal y obvia diferencia, pero me suena). Comienza la carrera de un gran fotógrafo social que durante años, se jugó el tipo entre guerras, hambre, desconsuelo y terror para fotografiarlo con una maestría y sensibilidad impresionante. Pero tanto desastre le hizo perder la fe en el mundo. Terriblemente desolado, abandona la fotografía social, y se retira a la naturaleza. La madre tierra, la única que fue capaz de devolverle las ganas de seguir adelante.

Esto es un escueto resumen, una pequeña pincelada. El que quiera, profundice más.

Y para ello, lo ideal es que veáis la creación de su hijo Juliano, donde plasma lo que creo que es una carta de amor y admiración a su padre en el magistral documental “La sal de la tierra“, que os pido por favor que no dejéis de ver.

 

Aquí el Tráiler. 100 minutos hermosos, desgarradores, e impresionantes.

En él se hace un resumen de su vida, y se explica además el proyecto que lo salvó emocionalmente: Instituto Terra. Junto a su mujer, Léila Wanic, Sebastiao puso en marcha una terea titánica: Repoblar de árboles unas 600 hectáreas de terreno. Concienciar del daño al planeta y devolver la belleza a regiones devastadas por los desastres y las guerras es su meta.

Sus trabajos en general, son alucinantes, pero quisiera resaltar “Trabajadores” de 1993, donde retrata la vida de trabajadores de todo el mundo, en condiciones de extrema dureza. Para mi, unas de sus series mas impresionantes es la que realizo en 1986 sobre los mineros artesanales de Sierra Pelada; los garimpeiros.


“Exodus” de 2000 el más duro para mi. De cómo el humano huye de la guerra, el horror, el hambre…. Y el que supuso un antes y un después en su existencia.  Buscad imágenes y sufrid un poco….


Y “Génesis” que es renacer y vida. El más conocido de sus trabajos, supongo que por ser el más magestuoso y agradable…

 

*Fotografías Pinterest*

Conocer a Salgado fue duro para mi. Supongo que yo empatizo demasiado y creía entender lo que sentía, y es por eso que para mi, su trabajo y su persona, tienen un lugar muy especial en mi corazón. En mi modo de entender el mundo.

Así es que, con este espíritu de cambio social, y renacer, os dejo.

Un abrazo.