Mi Photomundo – Vivian Maier

Hoy en mi Photomundo, quiero hablaros de la discreta Vivian Maier.

Me viene que ni pintado, ya que hace un par de semanas, estuve en la Fundación Canal visitando la exposición que han hecho sobre ella (muy recomendable, por cierto, ya que consiguen mostrar de forma global todo su trabajo, y bajo mi punto de vista, la elección de las fotografías es estupenda, también la disposición en la que están colocadas. Pincha el enlace y tienes toda la info).

#VivianMaier fue una niñera estadounidense que trabajó cuidando niños toda la vida, pero sobre todo era una artista emocional y sensible, y alguien con una mirada maravillosa, porque es alucinante todo lo que consiguió plasmar, sin medios. Me explico:
Ella tenía una cámara Rolleiflex que sacaba a paseo constantemente y con la que plasmaba, con su particular visión, las cosas que a su alrededor iban sucediendo. Con su sueldo de niñera, no podía permitirse revelar casi ningún carrete de los que usaba, pero eso nunca la paró. Y a mi lo que me fascina es cómo puede alguien, sin cotejar lo que está haciendo, seguir adelante, crear maravillas a ciegas, y disfrutarlo con esa ingenuidad y pasión con la que ella lo disfrutaba.
Aquí la tenéis en uno de sus muchos autorretratos, que disparaba aprovechando cualquier sobra o reflejo que a ella le parecía artístico y creativo.

En 2007 John Maloof estaba buscando información para escribir un libro de historia sobre Chicago NW Side llamado Portage Park y acudió a una subasta donde compró un archivo de fotografías por unos 380 USD. Resultó que era el archivo fotográfico de Vivian. Lo reveló, y lo mostró al mundo. Investigó, encontró a la familia para la que Vivian había trabajado durante casi 20 años, y recuperó dos cajones grandes que iban a ser tirados a la basura. Contenían correspondencia, recortes de periódico y carretes fotográficos en color. Meier tenía como 100.000 negativos, y todos se revelaron. Cuando buscaron a la autora, encontraron que había fallecido sólo dos días antes. Ironías de la vida.

Meier es una fotógrafa con mucha visión estética. Sus composiciones son elegantes, sus encuadres equilibrados, tenía mucho ingenio para captar StreetPhotography, y es muy discreta: nunca toma partido en las fotografías que toma. Solía ponerse a una distancia muy prudente del objeto en cuestión, y se fijaba mucho en las pequeñas anécdotas y los detalles de todo cuento iba sucediendo.
Para mi fue una gran ladrona retratista, y me fascina ver cómo tiene mucho respeto con las fotografías de la gente pobre en la calle, manteniéndose a distancia, discreta y procurando sacar un lado amable, pero totalmente brusca y desafiante con los retratos que tomaba por la calle a gente que evidentemente era de clase alta. A ellos se les acercaba, los tomaba en encuadres más arriesgados, más irónicos, interfiriendo en sus caminos. Una inconformista luchadora.

He aquí uno de los retratos que pueden verse en la exposición de la #FundaciónCanal

 

Os animo a que conozcáis un poco más de su obra, visitéis la exposición (rápido, que quedan pocos días), veáis sus hermosas composiciones, y penséis que la pasión que uno siento, puede cambiar el mundo.

Un abrazo,
Loren.

Mi Photomundo: Cristina García Rodero

Hola a todos.

Hoy, que tengo un poco de tiempo a primera hora, me apetece contaros algo de Cristina García Rodero.

Cristina nació en Puertollano, en Octubre del 49, y estudió Bellas Artes en la Complutense de Madrid. Allí acabó dando clases de dibujo primero, y de fotografía después, donde afortunados alumnos han podido disfrutar de ella hasta 2007.

Comienza en el año 75, y con una beca, a fotografiar las tradiciones y costumbres españolas a lo largo y ancho de nuestro país, hasta el año 88 más o menos. Con su visión tan dulce y particular de las cosas, consigue espectaculares y tiernas visiones de lo que vivimos los españoles de aquella época, de los contrastes, los desgarros, las cotidianas ternuras y la magia de lo profundo. Lo cotidiano llevado a lo exquisito. A este trabajo le llamó “La España Oculta” y recorrió numerosas salas de exposiciones en España y en el extranjero. Además, hay un libro que engloba la obra, y que es una auténtica delicia.
Os dejo algunos ejemplos:

ACF0482-09 espana_caceres1 images-2 images

1245794401_850215_0000000000_sumario_normal

 

Para Cristina lo más importante es la vida. Lo cotidiano de las cosas. Si a mi ella me gusta tanto, es porque pasa de artificios, y se dedica a observar todo lo que los demás no vemos que está sucediendo entre lo cotidiano del vivir. Disfruta de la exploración y la aventura, y aunque ha tenido que trabajar de docente para sobrevivir económicamente (la fotografía es muy dura) festivos y fines de semana eran suyos, y con el tiempo, ha podido visitar numerosos países en los que ha plasmado la cultura de esos lugares con la magia que a ella la caracteriza. El que quiere, nunca encuentra obstáculos.

Desde la UNESCO le propusieron trabajar con Médicos sin Fronteras para plasmar su labor, y ha conocido, entre otras desgracias, lugares en guerra, tomando imágenes auténticamente desgarradoras, y mostrando su valentía y su necesidad de contar lo que sucede acercándose siempre al límite como si nada fuera a sucederle. No valoramos a los fotoperiodistas en su justa medida… ahí lo dejo.12841175_10153999216224241_2208659349948946668_o

Esta imagen está extraída de su una de sus últimas entradas de Facebook  y pese a que data de 1999, es de absoluta vigencia en el momento en que vivimos. Estos son refugiados Kosovares. Ahora son Sirios.
Su fotoperiodismo es desgarrador, emocional, puro. Además, Cristina cuenta con el orgullo de ser la primera española (y una de las pocas mujeres) que ha pasado a formar parte de la Agencia Magnum, creada en 1947 por los reporteros de guerra Robert Capa, David Seymour “Chim”, Henri Cartier-Bresson, George Rodger y Bill Vandivert, además de Maria Eisner y Rita Vandivert. Una pasada….

Numerosos premios, nacionales e internacionales, y mucho esfuerzo detrás, la convierten en una grande, con mucha sensibilidad y pasión por lo que hace. Yo me quito el sombrero.

Su último proyecto (creo que sigue realizándolo) es “Entre el cielo y la tierra” , un trabajo que muestra los contrastes de la vida, su dualidad, la religión y lo pagano, la vida y la muerte, el amor y el odio, lo nuevo y lo viejo, la guerra y la paz….. Y todo desde su perspectiva real, curiosa, atrevida, siempre con una fuerza impresionante…

Os dejo el enlace a su galería en la agencia Magnum, y espero que tengáis un ratito para dedicar a su trabajo, a lo que hace, y a cómo lo hace, porque es una maravilla.

Cristina García Rodero en Magnum

 

Tras un talento compartido, y con toda la sensibilidad y la pasión que esta mujer me contagia, os abrazo…