SmashCake 1 añito : EMMA

Smashcake o lo que viene siendo aplastar una tarta porque cumples 1 año y… ¿Cuándo vas a tener la oportunidad, si no es de bebé, de sentarte frente a una tarta y destrozarla, comértela con las manos, mancharte, reírte a lo loco y pasártelo genial?

A mi me parece muy divertido, y cada vez hay más mamis que me lo piden, y a mi que me gusta mucho un fregado… ¡¡pues me apunto sin problemas!!

Aquí os enseño el de EMMA. Yo la conocí recién nacidita, tan pequeñita, tan mona, y con unos padres tan absolutamente flipados por su hija y su nueva vida, que me quedé prendida de ellos. Ya sabéis que a mi siempre me llega gente muy conectada a su realidad, a lo que están viviendo, que dan importancia a las cosas importantes, y que se dejan llevar por esas emociones tan apabullantes que la vida te pone al frente. Y no me llegan por casualidad , es que estoy segura de que es esa la gente que decide hacer fotografías estéticas y profesionales para el futuro recuerdo.

A partir de esa primera sesión, he tenido la suerte de ir retratando a Emma y el paso de sus días, con sus amigos, con su fiesta familiar de cumpleaños, y ahora también con su primera tarta de cumpleaños.

Su mamá se encargó de la decoración, y es que la dejé hacer lo que quiso porque ella tiene mucho gusto, y siempre me sorprende con decoraciones geniales, carteles que hace con mis fotos que son la pera, conjuntos de ropa que me flipan…. Vamos, que yo con ella estoy muy tranquila, no tengo ni que pensar jajajajaja

Así quedó el decorado de bonito:

La tarta que vais es de Imaginarte Tartas , que están riquísimas y además son superbonitas.

Y os presento a la protagonista:

Emma y su ternura, su serenidad, que ya veréis que es todo puro despiste, porque en cuanto le ponemos la tarta delante, sale su lado curioso y pillín, y la disfruta mogollón!

La corona que lleva Emma, por cierto, es de La Gondolera , una chica que hace tocados a mano que son una pasada.

Lo que pasó a partir de aquí, lo cuentan mejor las imágenes que yo. Así es que pasen y vean, y espero que esta secuencia les saque una sonrisa.

Y esto es todo, amigos. Emmaaaaaaaaaa qué grande eres, aunque sólo tengas 1 año!!!

Lo de limpiar y eso ya se lo dejo a los papis, yo salgo de vuestra casa feliz y deseando llegar a la mía para descargar las imágenes, y disfrutarlas.

Muchas gracias a esta familia que he tenido la gran suerte de conocer, no sólo a ellos tres, sino también a sus abuelos, tíos, amigos… A todos, que me han abierto las puertas de su familia, y que siempre me reciben con amor, sonrisas y reconocimiento a mi trabajo.

Un abrazo, con el corazón.

Fotografía de Familia: Un recuerdo anual.

¡Hola queridos! Hoy os enseño una sesión de fotos en familia y os hablo sobre la importancia de estas para generar conversaciones y recuerdos cuando nuestros hijos crezcan.

Ya sabéis que nadie como yo para contaros la importancia de las fotografías para una familia. No sé vosotros, pero yo, si tiro de memoria simplemente, me quedo corta. No me acuerdo ni de la mitad de la mitad de las cosas que nos han pasado, o las recuerdo a destiempo, cuando ya no importan.
Es por eso que digo siempre que las fotos son la llave que abre esos recuerdos. Delante de una foto, o un álbum, soy capaz de contarle a mi hijo miles de historias, desde las tonterías más tontas, a lo gordo: “este año estábamos cambiando de casa, y esta foto la hicimos en navidad, cuando bajamos a ver a los abuelos, y tú estabas empeñado en quedarte a vivir allí, porque ese año, decías, que el Ratón Pérez no vendría si no dormías en la cama con la abuela….”

Si lo deseas, es un no parar.

Y María y Xisco lo saben. Y les adoro,  porque todos los años, y aunque ahora vivan fuera de España, por las mismas fechas, me llaman para dejar constancia del paso del tiempo en su familia. Los niños crecen, nosotros vamos cambiando, y contarlo para el futuro es importantísimo.

Seguro que les habréis visto por aquí por el blog con anterioridad, porque son un amor y me dejan con gusto que os enseñe mi trabajo.

Aquí una selección de una sesión completa en la que lo pasamos en grande, y donde podemos ver la personalidad de cada niño, sus sonrisas, su forma de mirar, su relación con el mundo…

Gracias a ellos, por todo, por su cariño, confianza, y por hacerme todo tan fácil, y subirme la autoestima tanto con sus gestos y palabras. También a los abuelos, que aunque no salen, siempre se vienen y tienen un abrazo para mí.

Es por estas cosas que mi trabajo merece tanto la pena.

Recién Nacido en casa: Carlos

La entrada de hoy me pone muy contenta, y aunque voy a intentar no enrollarme mucho, principalmente es porque éste es el tipo de fotografía que probablemente más me guste hacer. Llega un bebé: una nueva vida comienza. Una aventura por descubrir… Yo ya sé lo que se siente, y es tan jodidamente genial, que soy una yonki de revivirlo una y otra vez con mis clientes… No puedo ser más loca, lo sé. A veces me sorprendo de la capacidad de ser feliz tan inmensa que tengo jajajajajajaj

Pero no es una locura sentir que atesorar momentos de estos tan importantes, que hacen que el corazón lata fuerte cuando los recuerdas, es un lujo.

Y parte dos de estar contenta, es que voy a enseñaros un poco de la llegada del pequeño Carlos a casa, Carlos, que ha nacido en el seno de una familia fantástica.

Las redes me trajeron a su mamá, y es de esos clientes especiales con los que conectas mucho mucho y se te quedan en la patata. Les conocéis un poco porque ya hice una entrada de su embarazo, que enlazo AQUÍ

Pues a lo que iba: Carlos está aquí. Es un niño precioso, tranquilo, y con cara de intelectual. Y lo digo completamente en serio. Cuando le miraba, parecía que estaba pensando cosas importantes, y que toda la sabiduría del mundo se encerraba en sus ojos. A sus padres les hizo gracia cuando lo dije, pero la verdad es que yo lo dije completamente en serio.

Supongo que son mis rarezas, mi exceso de imaginación … Vaya usted a saber, pero iremos viendo conforme crezca!

Os voy a dejar algunas fotos más y os dejo sentir …

  

  

   

 

Un eterno gracias a él, y a su maravillosa familia, que siempre me tratan con tanto cariño, respeto, y amabilidad. Me siento muy querida, valorada y respetada.

GRACIAS.

Sesión fotográfica en casa: una mañana con Emma

¡Queridos todos!

¡¡Estoy tan contenta!! Y diréis, esta es loca, que se han acabado las vacaciones… Pues no, no soy loca, me apetecía volver a ponerme con mis fotitos y mis cositas… y es que encuentro el sentido de mi trabajo en muchas de las cosas que hago, en muchas facetas, hasta en montar un álbum contando una historia, pero hay momentos que son sublimes.
La mañana que pasé con Emma y su familia fue uno de ellos.

Me contactó María, su mamá, como me contactan casi todos, por mi tipo de fotografía Natural que vio de su amiga, sin poses, sin pretensiones de mostrar lo que no hay, porque somos perfectos en nuestras imperfecciones y diversidad, y charlando juntas conectamos desde el principio. Ella quería tener un recuerdo bonito de su cotidiano, de su momento, tranquilos en casa, sin más necesidad que mostrar su realidad, y tenerla presente en el futuro.
Y claro, yo di saltitos de alegría.

Quedamos en su casa, y les puse en situaciones cotidianas que ellos viven, que vivimos todos. Emma está muy espabilada con un mesecito que tiene, así es que hice algún retrato de ella en la cama de sus papás, intentando captar alguno de sus muchos gestos, pero la realidad es que Emma pasa mucho tiempo en brazos de sus padres, sentados en el sofá charlando los tres juntos, queriéndose … o dándose un baño, que es lo que a Emma más le gusta, y lo que su mami quiso tener inmortalizado en imágenes para siempre. Esto es lo que yo quiero ver, nada de poses ni situaciones irreales.

Y cómo agradezco ese cariño entre ellos, esa naturalidad, ese vivir la vida a lo sencillo, porque a mi me ha dejado imágenes para del recuerdo preciosas, que encima me han dejado compartir con vosotros.

Estoy MUY MUY Feliz.

           

Quiero dar las gracias por la confianza y la ilusión a esta familia tan bonita, por su cariño hacia mi trabajo, por la emoción que les supuso ver la sesión completa, y por dejarme mostrar una parte del trabajo (si os enseño todo, subo más de 100 imágenes jajajajaja).

Gracias de corazón.

Un abrazo,
Loren.

Comuniones 2018: agenda abierta

Queridos míos.
Ya llega el comienzo de un nuevo año, y con él los preparativos en todas aquellas casas en las que a alguno de los peques le toca hacer su Primera Comunión.

Para mi, los que me conocéis, sabéis que es una etapa muy alucinante. Y más ahora que soy madre de un niño que comienza a ser mayor. Es esa edad en la que ellos van adquiriendo sus maneras y en las que definitivamente todas las madres os dais cuenta de que el niño/a que teníais en casa empieza a hacerse mayor.

Por eso para mí, las comuniones tienen un sentido, no sólo sacramental, sino más como de etapa de la vida. Incluso a aquellas familias que se han planteado si hacerla o no por creencias religiosas, les digo: es un momento perfecto para recordar una etapa vital, independientemente de lo que creas y de cómo te lo tomes.

Y es que gracias a dios la fotografía, como todo en la vida, ha cambiado mucho. Ya no tenemos esas fotos estáticas y sobrias que imperaban. Y eso que yo aún contemplo mi fotografía de comunión cuando voy a casa de mi madre con sonrisa, y melancolía, (y eso que tengo al niño Jesús entre las manos, muchas campanillas en el pelo, y una considerable cara de pan) y da un poco igual qué fotografía te hagan que, con los años, te va a parecer entrañable, pero además de eso, podemos conseguir mucho más, y es que con los años, la veas bonita, feliz, y sobre todo, que cuente la historia de lo que eras con 9 años, en esa etapa en la que el bebé voló, y el niño está a punto de hacerlo.

Con mi sesión de foto de comunión, (previa al gran día para poder hacer los recuerdos que luego regalaremos a familiares y amigos) quiero que además mostremos lo que él o ella es, lo que le gusta, lo que hace, lo que piensa y lo que siente. Implico mucho a los niños y a las familias, porque esto no es postureo: yo quiero ir más allá, hacer mucho más, y contar vuestra historia.

¿Qué me dices?

Aquí os dejo algunos ejemplos de comuniones pasadas, para que veáis mi estilo, y os decidáis a pedirme información sin compromiso, porque os aseguro que otra cosa a lo mejor no, pero maja soy un rato 😉

Aquí me tienes dispuesta a informarte.

Un abrazo,
Loren.

Seisón de Familia: Chloe, la nena de sus papás

Sí, sí. Esa es Chloe, la nena de sus papás.

A ellos les conozco desde que la peque nació, porque un día ganaron uno de los sorteos que hice, y desde entonces nos hemos visto más veces para alguno de sus acontecimientos importantes, como su bautizo, por ejemplo, del que me acuerdo como si fuera ayer….. ❤

A mi sus papás me encantaron desde el principio. Son dos chicos jóvenes y sobradamente preparados, de esos que ves y sabes que pelean, luchan, y van a salir siempre adelante. A la mamá, con su dulzura de serie, da gusto verla sonreir. A mi Noa me da mucha calma, mucha paz, y mucha ternura… Pero es que ella es así, y con su hija lo multiplica por mil.
Papá es el que pincha, chincha, y saca las carcajadas y las locuras. Un papá cariñoso, atento a todo lo que va pasando a su alrededor, buena persona y más majo que las pesetas.

Yo la verdad es que a ellos les tengo mucho cariño. Son una familia que da importancia a las mismas cosas que se la doy yo, que les gusta mucho la fotografía, almacenar sus recuerdos para el futuro, y hacer especial cada momento. Ellos llegaron en mis primeros sorteos, mis primeras sesiones así como ya públicas, mis inicios en redes sociales… No sé. Me parece que ha pasado mucho tiempo, aunque realmente sea tan poco en realidad…

Os dejo alguna de las imágenes de su bonita y relajada sesión, en la que Chloe con su carita de pilla nos regaló momentos muy bonitos, y en la que disfrutamos mucho charlando los tres de cómo nos va yendo la vida:

 

Pues sí, el tiempo pasa y esta familia crece y a mi me gusta saber que voy a seguir acompañándoles cuando ellos quieran. Os agradezco mucho la confianza y el buen rollo que me transmitís siempre. Os mando un abrazo gigante, y todas las sonrisas del mundo.
¡Gracias!

Málaga, la bella: Frigiliana.

Queridos todos.

Soy Malaguita, boquerona, y aunque residente en Madrid, todos los días, cuando me levanto, canturreo en andaluz aquello que me viene, que llevo dentro, y que se desparrama cuando cruzo Despeñaperros. Suelo bajar mucho a visitar a los míos, y a redescubrir aquello que cuando era más joven, y tenía cerca, no apreciaba suficientemente, y saco fotos a mi rollo de todo aquello que vivo aquí con los míos, pero sobre todo, de todo lo que enseño a mi rubio porque él, tiene medio corazón aquí todos los días de su vida. Vive soñando volver al sur, mezclarse con los que siente suyos, y disfruta muchísimo de la vida en andaluz.

Y es peor cada año que pasa. Este verano está intentando “aprender tu acento, mamá” y se pasa ratos ensayando, y nos responde a todos en andaluz de ese forzao, que te dan ganas de pegarle una guantá y decirle… “Nene, déjate de rollo”.

Pero le entiendo. Lo tiene muy dentro. Vive intensamente el mar, se baña con el sol, se come las olas. Pesca con su tío en barca, y come lo que sacan con avidez. Es feliz con lo sencillo de lo cotidiano, con salirse a la puerta al fresco, con la gracia que tienen aquí sus primos, lo mucho que se ríen, lo divertidos que son. Con todo el amor que reciben, y con la libertad de dar y proyectar luz.

Como luz desprenden sus pueblos, y vuelvo al principio porque me enrollo como una persiana pero en realidad yo lo que quería era enseñaros una de las zonas más bonitas de mi ciudad: Frigiliana. No el único, y tampoco sé si el mejor, pero sí el más conocido y turístico Pueblo Blanco de la Axarquía Malagueña.

Sus casas apiladas, con puertas coloridas, sus vistas al mar, sus macetas con flores en los balcones, sus callejuelas estrechas, sus migas, su arropía, su miel de caña, y el turisteo, eso sí. Yo de chica cuando he ido no recordaba haber visto tanto visitante, ni tanto alemán, ni tanto “guiri” forastero como les llamamos por aquí.

 

 

Juntitos descubriendo lugares…

 

Y haciendo ahí presión para el futuro, porque aquí donde veis al peque, es un máquina haciendo fotografías, y todas las imágenes mías que veis, las ha hecho él con mi cámara y sus 6 añitos. (Ayudándole un poco con el obturador y el iso, eso sí)


¡¡¡Y yo más contenta!! ¡¡¡Nunca salgo en las fotos!!! Pero esto parece que gracias a él, va a solucionarse. Mirad:

 

Mola, ¿Verdad?

“Si me queréis, venirse”, que diría aquella, y pasad ratos estupendo conociendo culturas, comiendo de lujo, y sonriéndole a la vida. Total, de eso se trata.

Comuniones 2017: Enri

Alguien me ha preguntado…. ¿Y los niños de comunión?

¡¡¡Pues claro!!! Jolín, lo que pasa es que este año, me han venido poquitos niños. Pero los hay, y son muy guapos, y me sonríen, y charlamos igual, y nos divertimos haciendo las fotografías… Y todo es igual de bonito y divertido, igual de especial.

Enri es un apasionado del mar y del fútbol, y por lo primero ya me conquistó, y con lo segundo disfrutamos mucho. Abajo están las fotos…. Su mamá es una persona increíble que se puso en contacto conmigo un día y me contó que llevaba tiempo siguiéndome, que le había gustado mucho mi trabajo, y que tenía unas ganas locas de que llegara un momento especial que compartir juntas. Era el día especial de su hijo.

Y vaya si lo fue….Hicimos alguna foto de familia, y muchas de él, buscando siempre encontrarle relajado y feliz. Como él es. Al final,  he acabado cogiéndole cariño a una mujer dulce y encantadora, con una profesión fascinante, y una familia maravillosa. ¿Os acordáis de lo que digo siempre de mi suerte? Pues esa, esa que me viene a ver siempre.

Aquí algunas fotos:

Su gran día pasó, y sé que se lo han pasado fenomenal, y que Enri ha sido muy feliz. Esto me ha alegrado mucho.
A Enri le deseo lo mejor, a Sara la abrazo muy fuerte porque me provoca mucha ternura, y a ti, Gema, muchas gracias por tu cariño. Eres una mujer estupenda.  Me ha encantado conoceros, de corazón.

Comuniones 2017: Paula

Hoy, ya acabando la temporada, y sin tiempo de haber actualizado mucho el blog,  vengo con una comunión muy especial, la de mi querida Paula.

Tengo la gran suerte de haber acompañado a la familia de Paula en varias ocasiones especiales desde hace un tiempo, y siempre me dan mucho cariño, mucha fuerza, y sobre todo cuando me despido de ellos tengo una sensación de felicidad, de armonía, y de ganas de abrazar a mi familia.

Son personas sencillas, que disfrutan de las pequeñas cosas, y están muy unidos. Creo que esto puede daros una idea de cómo me siento cuando les fotografío, y de por qué el resultado de esta sesión me gustó tanto. Paula llevaba un vestido absolutamente precioso y muy del rollo de ahora, que es el mismo  vestido que llevó su hermana, y que a su vez fue de su madre. Uno de los más bonitos que he visto este año, porque se lo puso por melancolía, porque ella lo sintió especial, porque fue de su mamá, y porque, aunque le ofrecieron comprar uno, igual que se lo ofrecieron a su hermana, las dos dijeron que no, que querían ese vestido y esto para mi significa mucho.

Su mamá hace cosas preciosas a mano con amor (podéis verlas en su blog: escrapateconmigo ) y trajo algunas para la deco de la sesión. Como veis, mis sueños hechos realidad: aportar personalidad, identidad y sentimiento a la historia que, mediante mis imágenes, quiero contarles. La suya propia.

Sólo os dejo unas pocas fotos de la protagonista, que en la familia son tímidos y no les gusta aparecer mucho:

Comenzamos la sesión con unas fotos de la familia al completo. Ya que vamos a hacer fotos, siempre les digo a todos que es bueno aprovechar, que luego no tenemos fotos todos juntos! Os ponéis ropa normalita, arreglá pero informal, y a echar un ratito juntos!!!

Y aquí mi Paula, preciosa y feliz:

Gracias a esta familia que me inspira, y me ayuda a mirar al frente y seguir el camino.

Un abrazo.

Comuniones 2017:Magdalena

Sigo enseñándoos comuniones a mi rollo, en el campo, y al natural.
Y con esta quiero incidir en lo mucho que me gusta personalizar las sesiones, y hacerlas especiales para cada una de las personas que va a participar de ellas, y va a compartir ese ratito conmigo.
La sesión de Magdalena es un claro ejemplo.
Su mamá contactó conmigo porque ya había visto mi trabajo, y se identificó completamente con lo que soy y lo que cuento con mis imágenes. Quedamos una tarde a un café, y no se me olvidará nunca porque fue la única vez en mi vida que llego tarde a una cita con un cliente, pero ese día sufrí varios microdesastres consecutivos…. El caso es que a mi hijo y a mi (conciliación laboral) nos esperaban Magdalena, su papá y su mamá con una sonrisa. Conocí a la peque, que resultó ser un encanto (a mi hijo también le encantó) y les enseñé el material, con el que conectaron desde el minuto uno. Eligieron rápidamente el álbum que iban a querer, el tipo de sesión, los recordatorios… Y entre todos aportamos ideas, compartimos, les hice pensar, y sé que Magdalena se fue muy contenta a casa.

La sesión se nos pasó volando. Magdalena tiene mucha personalidad, y había pensado en muchas cosas, en su amada música, en sus primeros meses de vida y sus muñecos, en algunas fotos que quería tener… ella tiene muy claro lo que quiere, y yo la dejé libre, y entre las dos hicimos magia. Y sí, magia, porque sus papás estaban alucinando de verla, y flipando con laguna imagen que les enseñaba en el Led de la cámara. Aludimos a su personalidad, a sus gustos, a sus expresiones… A los detalles, que son los que nos construyen.

Fue taaaaaan chulo!!!!

Para muestra alguna de las imágenes que salieron aquella mañana, de las cuales yo me siento muy satisfecha. Al final se quedaron con todas las fotos de la sesión, y creo que están muy contentos. Como lo estoy yo.

El otro día, mientras las editaba en casa, mi hijo se acercó al ordenador y me dijo: Mamá, qué guapa está Magdalena. Me pareció increíble que la recordara después de haberla visto media hora de una tarde. Por algo será.
Gracias a una familia tan increíble por las cosas bonitas que me decís, por el entusiasmo por mi trabajo, y las ganas de implicarse, y a Bea, porque estuvo pendiente de la peque toda la mañana, y me ayudó con los detalles, facilitándome la vida.

Abrazos, Magdalena. Que pases un día muy feliz.