Fotografía de mascotas: sus emociones

Hay quien me dice que atribuimos emociones a los animales que ellos, sencillamente, no pueden sentir.  Todo aquel que haya vivido con algún animal, especialmente un perro, tiende a pensar lo contrario.

Hay otros que aseguran que la vida emocional de un perro  sí existe, pero es muy parecida a la de un niño de dos años, esto es, sienten emociones que no saben reconocer y simplemente las asocian a estímulos. Maravillosos dos años, cargados de emociones intensas y con todo un mundo por descubrir.

Otros muchos tienen y sienten con sus perros relaciones emocionales maduras, maceradas a fuego lento, amor sólido y confianza plena.

Yo en él, descubro cada día expresiones faciales que me dicen que su corazón es mucho más grande que el mío, su sensibilidad infinita y que sus sentimientos no tienen nada de casual, y sí mucho del caminar, a veces por espinas, y por fin entre algodones.

Paseando con Mr Leo - LorenPhotography_9

Aquí tenemos a Mr Leo disfrutando, os lo aseguro, de cómo el sol del amanecer llena su rostro, y la brisa, lo va meciendo.

 

Feliz día de los animales.

Fotografía de Mascotas: Galgo descansando

Un galgo cualquiera. Este se llama Leo, y yo le adoro, pero podría tener mil nombres.
En su mirada hay recuerdo, también en sus gestos. Pero tras años de maltrato y desolación, por fin le toca descansar en un sofá, tranquilo, sin miedos.

Aquí os muestro unas imágenes que para mi representan un mundo. El mundo del amor incondicional, la paz, el todo.Galgo descansando 2-LorenPhotography Galgo descansando 3-LorenPhotography Galgo descansando-LorenPhotographyEn el que ahora es su hogar, se muestra tranquilo y seguro.

Como otros tantos animales abandonados, que tienen una segunda oportunidad.

Me encanta poder formar parte de estos momentos. Ellos nos tienen a nosotros, nosotros tenemos mucho, y hay que compartirlo.

Seguro que a ti también te apetece tener un recuerdo para el futuro, otro más, mediante imágenes.  Ponte en contacto conmigo, y cuéntame lo que sientes. Lo que sentís los dos. Seguro que conseguimos que, gracias a la sensibilidad, el resultado sea especial e inolvidable.