¿Afotamos juntos?

Este es el nombre que le he dado al curso de fotografía One to One (de tú a tú, tú y yo juntos, una clase personalizada, vamos) que he creado para todo aquel que tiene una cámara guardada en el cajón y no usa, o sólo usa en automático, porque no se atreve a usarla de otro modo.

Cuántas personas no me han dicho… “Ay! A mí me encanta la fotografía, quiero hacer fotos bonitas de mis viajes y mis niños y me compré una cámara, pero al final nunca la uso porque me da pereza el modo manual, y acabo haciéndolas con el móvil”.

Algunos habéis hecho cursos de fotografía, pero aprender sólo con un manual técnico por delante, o un curso On Line es muy complicado. Tienes que ser muy amante de la técnica, y tener mucho tiempo y constancia para conseguirlo.
Aprender en grupo presencial tampoco te va porque al final te pierdes en la maraña de explicaciones que otros quizás pillan al vuelo y tú, por no preguntar … pues acabas descolgado y sin motivación….

Este afotemos juntos nace del entusiasmo de personas aficionadas a la fotografía que me han dicho esa frase y que han pasado por esas fases de aprendizaje sin mucho éxito, y que al conocerme, y entender mi forma de expresar y compartir la fotografía, han ido más allá y me han pedido que me invente alguna forma de enseñarles para que de verdad acaben superando esa pereza y se lancen a crear y dejar constancia de su vida de forma estética.

No es para profesionales, sino para aficionados con mucha pasión por la imagen, y ganas de divertirse haciendo lo que les gusta.

 

¿Qué vas a aprender?

Vas a aprender a usar tu cámara en modo manual, en situaciones de luz diferentes y adaptándolo al tipo de fotografía que quieres hacer o que más haces. También un poquito de edición que te permita mejorar tu fotografía luego en postproducción. Esto es importante.

¿Cómo vas a aprenderlo?

No voy a marearte con un curso técnico, ni con miles de conocimientos teóricos. La fotografía es práctica, es divertida, es feliz, y así lo haremos: primero te explico con claridad cómo funciona una cámara, y paseando con la tuya, y hablando de ello practicaremos eso que se te hace tan imposible de entender, y verás que de repente, lo tienes en la cabeza.

Te aseguro que lo vas a pasar bien. Soy una experta en sacar risas de casi todo.

¿Quieres saber más?

Escríbeme sin compromiso a hola@lorenfotografia.es y te amplío la información sin compromiso, que yo soy mú salá y te respondo encantada, pero hazlo!!! Verás que es más asequible y sencillo de lo que crees. Las personas que lo han hecho están muy contentas, han aprendido y además se lo han pasado fenomenal. Es importante que no dejes de lado aquello que te gusta, que aprendas algo nuevo, que mejores los recuerdos de tu vida, los momentos importantes. Quiérete tú y piénsate como una prioridad.

También puedes regalar el curso a alguien a quien quieras. Te hago tarjeta regalo y … ¡¡A hacer feliz a alguien!!

Bautizo: Una familia muy especial

Queridos míos.

Hoy vengo a enseñaros unas fotos bonitas de bautismo que hice para recordar siempre ese momento especial de la vida de una familia que cada día que pasa me gusta más, quiero más, conozco más y me hace más feliz.

No soy una experta en nada, y mucho menos en religión, ni siquiera soy teísta, pero me interesa mogollón todo lo que tiene que ver con la historia, los orígenes y los significados de las cosas, y el Bautismo tiene un orígen muy esperanzador: la necesidad de ser un ser puro, de alma limpia, una nueva vida que comienza con la infusión de agua como un símbolo de renovación, renacer, de encarar el futuro con un cambio moral hacia todo lo positivo. Con el ideal del bautismo, un nuevo ser abraza a la vida y me gusta pensar que sus padres son conscientes de que con este gesto, lo que sienten es que van a ayudarle durante toda su vida a ser alguien limpio, puro de corazón.

Yo me quedo con esto, sin más implicaciones, y me encanta, porque su madre es muy así: un ser de luz, una mujer sana de espíritu (de salud vamos tirando, gracias) y con una sonrisa amplia y feliz, de esas que sólo sale cuando estás tranquilo con las cosas que vas haciendo y ofreciendo a los demás.

Hablo de ella porque es la que más conozco, y la conozco porque un día que necesitaba hacer un reportaje fotográfico, su cuñada, que vive en Alicante, le dijo que seguía por instagram a una chica muy maja, se llama Loren, que estaba en Madrid y que hace fotos bonitas. Y es simpática, y esto es importante.
Y así comenzó todo.
Desde entonces me he convertido en su fotógrafa de cabecera, y he tenido la suerte de compartir muchos momentos con ellos y toda su familia, que por cierto, es estupenda.

El momento que nos ocupa es el baño de agua del pequeño Alex, (al que yo llamo Bebé Jefazo, porque me encantan sus caras de parecer que es consciente perfectamente de todo lo que pasa en el mundo, y tener una opinión sobre ellas) y las fotos que hicimos con su familia para recordar ese día.

Os dejo algunas:

  

      

Lo pasé genial con ellos, y aunque Alex estaba malito, en cuanto tomó la medicación estuvo a tope, y lo disfrutó y lo pasó fenomenal. A mí me encanta ver a las familias unidas, divirtiéndose, haciéndose esas bromas que sólo ellos conocen, guiños de confianza y palabras de amor a los pequeños.
Gracias a todos por vuestra acogida, por vuestro cariño y vuestra confianza. Me ecantó haceros de taxista a algunos, y poner cara a otros que sólo conocía de oídas y que venían desde lejos.  Y a la cuñada, por supuesto, que sin su recomendación, me hubiera quedado sin conocer todo esto, sin compartir todo esto.

Un abrazo a toda la familia, y hasta la próxima, que sé que vendrá.

Sesión de Embarazo: Naturalidad y amor

Esta pareja que os traigo hoy se hizo la sesión hace unas semanas, pero como no llego a todo, me cuesta publicar a tiempo todo lo que os quiero enseñar, pero es importante porque ellos son un gran ejemplo del título de mi entrada de hoy: naturales y amorosos.

Llegaron a mí gracias al bendito boca a boca, que es como llegan casi todos mis clientes. Les habían hablado de mi trabajo dos amigas diferentes (a las que adoroooooooo) y pidieron presupuesto, y se lanzaron a la piscina rápidamente.

No preparamos demasiado la sesión porque la verdad, a esta chica tan guapa ya le quedaba muy poco para dar a luz, y no podíamos dilatarnos. Y llegó así vestida, tan bonita, tan libre, tan ella misma. Trajo una corona de flores preciosa que hace una de sus amigas también, La Gondolera porque le encanta, porque la hacia sentir guapa, especial, porque notaba que iba a darle un toque bucólico, casi místico a las imágenes, así como místico es el momento que está atravesando, a puntito de ser mamá de su primera hija.

Una niña que tendrá un nombre grande y precioso.

De ellos como pareja no tengo mucho que contar que no se vea en las fotos: Hay química. Ellos se entienden, se ríen juntos, se aman y se tocan todo el rato, y se burlan con cariño, y se rozan y se sienten felices cuando se miran. Qué subidón me dan a mí estas cosas, joder.

Así es que no os voy a contar más, simplemente os dejo verlo.

Gracias queridos míos. Ha sido muy guay conoceros, y espero que volvamos a vernos muy pronto. Gracias por ayudarme a crecer dejándome enseñar mi trabajo, y gracias por vuestro cariño y generosidad y confianza.

Bienvenida, pequeña. Ya llevas un tiempo aquí y espero que la vida te trate bien. No me cabe duda. Te abrazo, como te abrazará el mundo siempre.

Loren.

Sesión de familia: Trabajar con niños pequeños

Os enseño una familia preciosa de la que sé que no voy a olvidarme nunca gracias a ella, a la pequeña Abril, y mediante ellos aprovecho para contaros cómo trabajo con niños pequeños.

Son muchas familias las que he conocido, muchos niños cada uno con su particularidad, y a veces los nombres he de reconocer que me bailan, pero no las historias, ni los momentos. Para mí son más emociones que nombres, más momentos especiales que identidades en sí. Como todos repetís,(tengo esa gran suerte), al final los nombres me los sé, pero prefiero contar los detalles, y por qué me sacan una sonrisa.

Del nombre de la pequeña Abril no voy a olvidarme , aunque por lo pronto sólo la haya visto una vez, pero es porque sus papás me contaron la bonita historia de su nombre, y esa historia está ligada a una celebración constante de su mes, su nombre, y su vida. Por eso siempre sabré que se llama Abril.

Y no la olvidaré sobre todo porque me regaló uno de los momentos más bonitos que he vivido en mi profesión.

Sus papás no sabían cómo reaccionaría Abril durante la sesión, probablemente tímida, decían, quizá seria, distante… ¿Y si no tiene el día? ¿Y si nos llora por miedo a lo desconocido? Le gusta sentirse segura, y si no conoce a la persona no va a colaborar…

Y bueno, ahora veréis las fotos, pero ella demostró lo que es: una niña feliz, querida, acompañada y segura, libre y sin miedos.

Para no asustarles, al principio no me acerco mucho a los niños. Les dejo su espacio porque considero que es mejor que me vean interactuar con sus padres, que vean las sonrisas, las frases que cruzamos con complicidad porque ya hemos hablado previamente para preparar la sesión, que vean a sus padres felices y relajados, así ellos puedan sentir que no pasa nada. No soy la típica que llega y besa, y toca, y dice frases locas a los niños. Primero los padres, y dejo que ellos poco a poco se acerquen.

Tampoco quiero que me den un beso. Yo beso a sus padres, pero a ellos no. Les saludo, les sonrío, y sigo con el momento bienvenida, porque sus papás me conocen por ese trabajo previo que hago vía tlf o mail, por esa confianza que intento crear con la familia para facilitar mi trabajo y mejorarlo, pero para ellos soy una desconocida.

Con los niños de comunión, por ejemplo, trato de hablar antes, porque son más mayores y pueden decidir, contarme cosas, preguntarme lo que quieran… y cuando llega el día de la sesión se acercan ellos, me abrazan y todo fluye, pero con los pequeños la única forma es a través de sus referentes.

Pues esta sesión fue como la seda. Jugamos, nos reímos, nos contamos cosas, y cuando acabó hicimos una despedida larga, y es que las despedidas suelen ser largas porque me gusta ese momento posterior de comentar cómo ha ido, e ir cerrando conversaciones que se iniciaron mientras trabajaba, pero como yo me vengo arriba y me inspiro y me vuelvo loca, dejo las conversaciones a medias.

El caso es que cuando nos íbamos, la mamá de Abril le dijo: ¿Das un abrazo a Loren? Y Abril saltó de sus brazos, y me agarró a mi fuerte, emocionada. Yo me sorprendí, me sentí feliz, y lloré. Lloré mucho por poder tener la suerte de vivir ese momento. Por saber que una niña se siente bien, se siente segura, se siente cómoda. Por saber que es posible llegar al corazón de las personas haciendo lo que hago. Por tener la suerte de ver siempre el lado bueno y amable de la vida. Lloré y seguí llorando porque Abril no quería soltarme. Y sus papás se emocionaron conmigo. Y sé que suena moñas, pero es lo que hay, es lo que pasó y es lo que siento.

Yo como fotógrafa hago muchas cosas, pero cuando me preguntan cómo me defino, siempre digo que soy fotógrafa de familias. Las familias empiezan en un punto (boda o no, pareja o no, embarazo o no, mascotas o no, cumpleaños, comuniones, etc…) y evolucionan y avanzan, y me gusta ir creciendo con ellas. Trabajar con familias, con familias como la de Abril, y con momentos como los que vivo, es lo que le da sentido a todo.
Gracias, chicos, ya os dije que esto era muy especial para mi. Gracias por dejarme contarlo. me cae la lagrimilla de recordarlo y escribirlo. Espero que os guste.

Un beso enorme.

Sesión de Embarazo: Patri y Paco

¡Queridos mios!
Hoy os traigo una sesión de embarazo muy bonita, con una pareja muy especial.

Patri se puso en contacto conmigo llena de ilusión. Va a ser mamá por primera vez dentro de poquito, y quería tener un recuerdo para siempre de ese momentazo. Por teléfono tuvimos muy buen feeling, siempre os hablo de que la gente que se pone en contacto conmigo es maravillosa, y esta vez superó mis deseos con creces. Se dejó aconsejar, planteó mogollón de ideas, y abrazó el momento de la sesión super feliz. No puedo pedir más.

Hicimos alguna foto en su casa, y en el entorno natural que la rodea, en Manzanares del Real, un lugar espectacular.

Paco, su chico, fue un encanto. Tienen una relación preciosa, se quieren muchísimo, hacen una parejaza de infarto, y me lo puso muy fácil, porque además de estar feliz, pareció que había hecho esto toda la vida jajajaja. Normalmente ellos son un poco más tímidos, pero él estaba a tope!! Qué ilusión!!!

Y además nos acompañó Luz, hija de paco y amante también de la fotografía y con muchas cosas en común conmigo! Mucha charla y muy buen rollo. ¿Qué más puedo pedir?

¡Estoy tan contenta de que me hayan encontrado y me hayan elegido a mí para dejar constancia de su momento…!
Pronto les volveré a ver, porque haré también las fotos de la pequeña que está en camino, eso si no paso antes por el restaurante que regenta Paco, La Giralda, en la calle Claudio Coello 24, donde sirven la mejor comida Andaluza en Madrid. ¿No os parecen señales del destino? ¿No están hechos a mi medida?

¡JA!

Un abrazo, queridos míos. Sois fantásticos.

Gracias por elegirme de nuevo, y gracias por dejarme compartir vuestra felicidad con todos mis amigos.

Smash Cake 1 año: NUNO

¡¡Ayyy qué emoción!! ¡¡¡Estas fotos que os voy a enseñar me encantan!!!

Por mis publicaciones de Instagram, muchos ya os sabéis la historia de esta sesión fotográfica por el cumpleaños de 1 añito de Nunito, (o también llamado en las Américas SmashCake, que yo soy muy políglota), que es la siguiente:

Su mamá, que es muy detallista, me pidió que le preparara una sesión de esas tan divertidas en las que montamos un pequeño decorado acorde al bebé, y le plantamos una tarta para que la destroce como quiera.

Esta sesión fue muy especial por muchas cosas, por lo mucho que les quiero, pero sobre todo porque el niño nos regaló un momento muy especial que nunca olvidaré: se lanzó a dar sus primeros pasos mientras acabábamos de vestirle para empezar a hacer las fotos. Yo anduve lista y ahora tendrá para siempre la imagen de sus primeros pasos hecho un Dandy, con pajarita y todo. ¿No es pa comérselo? jajajajaja
Y es que siempre hablo de la magia de esos instantes, de la importancia de atesorar recuerdos en forma de imágenes para el futuro, y a veces, la magia sucede y yo puedo vivir los momentazos ajenos en primera persona casi como si fueran míos.

Para esta sesión decidí hacer un decorado sencillo, en tonos amarillos porque el amarillo es mi color preferido, me da luz y alegría, me hace sentir feliz y cómoda, como esperanzada, y con pajaritas de papel, un elemento al que ya le tenía muchas ganas desde hace tiempo. Todo tiene un significado porque creo mucho en contar historias y en hacer de ellas tu historia personal, y en este caso, la simbología es sencilla: unos pajaritos que se escapan de la jaula y vuelan hacia un árbol donde podrán vivir libres para siempre. Evolución, perspectiva a un futuro feliz, caminar con esperanza, libertad, luz …. Y dado el arranque a caminar de Nuno, la expresión “caminar” cobró un significado especial que creo que fue la cuadratura del círculo.
Después de esto, la sesión fluyó con un buen rollo impresionante.

Eso sí, también hay que contar, porque a veces pasa, que a él la sensación de tocar la tarta y mancharse no le gustó mucho, así es que pasó de la extrañeza cuando se la pusimos delante, al “no me mola nada su textura”, y a darle patadas al pastel para evitarlo.
Así es que el momento tarta acabó pronto … los niños tienen su personalidad desde bien pequeñitos y eso me encanta, y hay que dejarles expresarla aceptando las situaciones.

Con todo, el reportaje completo me encanta y todo es gracias a él, a su luz, sus expresiones, y la historia que contamos.

Nunito, cuando crezcas voy a poder decir contenta que viví este momento contigo y con mamá, y que he estado presente cuando naciste, cuando caminaste, y espero que también cuando la vida te traiga todas las cosas buenas que estén por llegar. Lo veremos juntos.

La tarta es de Imaginarte tartas (que estaba riquísima, que luego nos la comimos entre todos)
Nunito es el miembro más pequeño de El globo amarillo que es una tienda de juguetes muy especial, con juguetes seleccionados muy especiales.

Y yo estoy muy felizzzzzzzzzz

Embarazo de Mary y su familia

Qué maravilla, porque Marcelo está a punto de nacer mientras escribo estas líneas.

Va a ser un lazo más de unión entre ellos… que ya son una piñita, que juntos se apoyan, se quieren, se valoran, se respetan .. me encantó conocerles.

Marcelo es el bebé que vais a ver en la tripita de Mary en las fotos que os voy a poner ahora más abajo. Pero antes déjenme decirles que pasamos una tarde magnífica todos juntos.  La que está a punto de ser hermana mayor, llamada Miranda (es que es un nombre tapan elegante y contundente, que me llena la boca decirlo) es un trasmito feliz. Su madre tiene cuenta de Instagram ( @Mary_aln ) y me parto con las peripecias que cuenta día a día, porque es graciosa, y porque su hija es un trastito muy divertido.

Es genial poder participar de este amor, de esta ilusión, de esta espera….

Y ella … que es un bombón de mujer, que es dulce, sonriente, amable, cariñosa…. ¡¡¡Me encanta!!! es tan mona como sus tartas… que por cierto, debéis echar un vistazo a su web, que aunque ahora esté de baja obligada, en cuanto Marcelo la deje, volverá con las pilas cargadas a ocuparse de  Tu bizcocho

 

 

Ella y su mirada intensa, y su necesidad de conocer con precaución el mundo, confiar cuando la ocasión lo merezca, y volver siempre a los brazos de mamá para sentirse segura.

Gracias, Familia, por tanto bueno, porque el mundo siempre se empeña en ponerme personas geniales por el camino.

Un abrazo,
Loren.

Fotografía de Recién Nacido en el Hospital

Hay momentos en la vida que son tan importantes, que a mi me cuesta describirlos. Uno de ellos es sin duda la llegada de un nuevo bebé al mundo, un nuevo miembro en una familia, una nueva vida que va a empezar a construirse con la fascinación que eso conlleva… Y no un bebé así, a lo global, sino TU bebé. Tu hijo.

¿Véis? He pensado mucho el párrafo y tampoco es nada del otro jueves. De pequeña soñaba con ser escritora, y como buena lectora exigente que soy, y persona sensible que siente, disfruta vive y padece todo lo que sucede a su alrededor,  me doy cuenta del mérito que tiene saber contarlo.

Yo intento hacerlo mediante mis imágenes. Estas fotografías que voy a enseñaros formarán parte de esa nueva vida para siempre, también de la de sus hermanas, sus padres, sus abuelos… sus amigos en el futuro, la nueva familia que ella creará para incorporarla a la que ahora vemos…

Fascinante, sin más.

Como fascinantes son ellos. Una familia sencilla, una mamá sonriente y feliz, templada, creo que ha aprendido mucho y bien de todo el pasado, y ahora disfruta de su presente ilusionándose por el futuro.
Unas hermanas para las que la pequeña ha sido un regalo. Un papá pleno.

Miren ustedes…
  
Ese primer encuentro entre hermanas me hizo llorar, lo reconozco.
Las vi tan felices, y me pareció tan bonito ese momento, que por más veces que lo viva, (porque lo vivo muchas veces con muchas familias diferentes y aunque con matices y detalles siempre se parece) no consigo no llorar, no emocionarme.

¿Os habéis fijado en cómo de atentas estaban mientras mamá les enseñaba a poner el pañal? En fin, que sí, que se me cae la baba con ellos, y que encima  me dejan enseñarlo.

Un gustazo cuando encuentras pa personas que te valoran, te respetan y te eligen para dejar constancia de estas cosas…

Gracias a Historietas de mamá por todo, y por sus palabras el otro día, que me hicieron mucho bien.
Echad un vistazo a su blog, porque todas somos mamás cualquiera con nuestras peripecias, pero leer las de las demás, consuela. Además escribe siempre dando consejos sobre maternidad, que suelen venir de lujo.

Un abrazo,
Loren.

Recién Nacido en casa: Carlos

La entrada de hoy me pone muy contenta, y aunque voy a intentar no enrollarme mucho, principalmente es porque éste es el tipo de fotografía que probablemente más me guste hacer. Llega un bebé: una nueva vida comienza. Una aventura por descubrir… Yo ya sé lo que se siente, y es tan jodidamente genial, que soy una yonki de revivirlo una y otra vez con mis clientes… No puedo ser más loca, lo sé. A veces me sorprendo de la capacidad de ser feliz tan inmensa que tengo jajajajajajaj

Pero no es una locura sentir que atesorar momentos de estos tan importantes, que hacen que el corazón lata fuerte cuando los recuerdas, es un lujo.

Y parte dos de estar contenta, es que voy a enseñaros un poco de la llegada del pequeño Carlos a casa, Carlos, que ha nacido en el seno de una familia fantástica.

Las redes me trajeron a su mamá, y es de esos clientes especiales con los que conectas mucho mucho y se te quedan en la patata. Les conocéis un poco porque ya hice una entrada de su embarazo, que enlazo AQUÍ

Pues a lo que iba: Carlos está aquí. Es un niño precioso, tranquilo, y con cara de intelectual. Y lo digo completamente en serio. Cuando le miraba, parecía que estaba pensando cosas importantes, y que toda la sabiduría del mundo se encerraba en sus ojos. A sus padres les hizo gracia cuando lo dije, pero la verdad es que yo lo dije completamente en serio.

Supongo que son mis rarezas, mi exceso de imaginación … Vaya usted a saber, pero iremos viendo conforme crezca!

Os voy a dejar algunas fotos más y os dejo sentir …

  

  

   

 

Un eterno gracias a él, y a su maravillosa familia, que siempre me tratan con tanto cariño, respeto, y amabilidad. Me siento muy querida, valorada y respetada.

GRACIAS.

Septiembre y vuelta al cole

Ya era hora…. He tenido el blog completamente abandonado casi todo el verano. ¡¡Se me olvidó que existía!! Desactivas las notificaciones, poco tráfico que al final acaba en casi nada y … ¿Alguien tiene peor memoria?

Yo me pregunto por qué me pasan estas cosas… y está mal que pase, porque es cierto que, como archivo y muestra de mi trabajo, el blog tiene un potencial innegable, pero también es verdad que yo soy muy propensa a no hacer aquello que en ese momento no me apetece, y supongo que escribir ha quedado abajo en toda la lista y por eso se me olvidó. Podría hablar de crisis existenciales, o que he tenido mucho trabajo, quedaría mejor… pero no es el caso. La vida son etapas que tampoco tienen tanta importancia, y trabajo tenemos todos, es sólo cuestión de organizarse.

La verdad es que dejé de hacerlo un par de semanas, y ya se me fue completamente.

Peeeeero, lo he recordado y aquí estoy, haciendo aquello que vine a hacer: enseñar mi trabajo para que todos veáis que es bueno, y queráis contratarme para recordar vuestros momentos especiales.

Y para ello, comienzo con una sesión de principios de verano de la que ya habéis visto alguna foto en el feed de Instagram, y que sé que os ha gustado mucho porque me lo habéis comentado.

Y no me extraña.

Sus protagonistas son Conchi y Fernando. Más ella que él, no voy a engañaros (y no te me enfades, Fernando) y es que mucha gente me ha escrito para darme la enhorabuena por esa luz, ese ambiente, y esa futura mamá tan preciosa. Se han embobado con su sonrisa, con su estilizo, su mirada, la ternura que desprende… En fin. Yo encantada de que así sea.
Pero hablemos de los dos,  pareja bonita donde las haya, que en estas fotografías vislumbraban la incertidumbre de lo que sería empezar la aventura de la paternidad de la mano de Carlos, su primer bebé, que ya ha nacido, y al que voy a conocer la semana que viene en su sesión de bebé.

Estoy segura de que estos recuerdos serán importantísimos en sus vidas para siempre, y ahora que él está aquí  ¡¡Sus primeras fotos profesionales selas hago yo!!! YUJUUUUUUUU
¿Sois conscientes de lo que digo? Si no lo entendéis jamás sabréis lo feliz que soy con mi trabajo…. así es que vamos a dejarlo.
Gracias Conchi porque eres una pasada, ese día ya te dije que me quedé enganchada de ti y tus maneras, y estoy deseando veros a todos juntos con el enano.

 

He vuelto un rato y espero que saquéis vosotros también otro para acompañarme.

Gracias por leerme.

Un abrazo,
Loren.