Mi Photomundo – Vivian Maier

Hoy en mi Photomundo, quiero hablaros de la discreta Vivian Maier.

Me viene que ni pintado, ya que hace un par de semanas, estuve en la Fundación Canal visitando la exposición que han hecho sobre ella (muy recomendable, por cierto, ya que consiguen mostrar de forma global todo su trabajo, y bajo mi punto de vista, la elección de las fotografías es estupenda, también la disposición en la que están colocadas. Pincha el enlace y tienes toda la info).

#VivianMaier fue una niñera estadounidense que trabajó cuidando niños toda la vida, pero sobre todo era una artista emocional y sensible, y alguien con una mirada maravillosa, porque es alucinante todo lo que consiguió plasmar, sin medios. Me explico:
Ella tenía una cámara Rolleiflex que sacaba a paseo constantemente y con la que plasmaba, con su particular visión, las cosas que a su alrededor iban sucediendo. Con su sueldo de niñera, no podía permitirse revelar casi ningún carrete de los que usaba, pero eso nunca la paró. Y a mi lo que me fascina es cómo puede alguien, sin cotejar lo que está haciendo, seguir adelante, crear maravillas a ciegas, y disfrutarlo con esa ingenuidad y pasión con la que ella lo disfrutaba.
Aquí la tenéis en uno de sus muchos autorretratos, que disparaba aprovechando cualquier sobra o reflejo que a ella le parecía artístico y creativo.

En 2007 John Maloof estaba buscando información para escribir un libro de historia sobre Chicago NW Side llamado Portage Park y acudió a una subasta donde compró un archivo de fotografías por unos 380 USD. Resultó que era el archivo fotográfico de Vivian. Lo reveló, y lo mostró al mundo. Investigó, encontró a la familia para la que Vivian había trabajado durante casi 20 años, y recuperó dos cajones grandes que iban a ser tirados a la basura. Contenían correspondencia, recortes de periódico y carretes fotográficos en color. Meier tenía como 100.000 negativos, y todos se revelaron. Cuando buscaron a la autora, encontraron que había fallecido sólo dos días antes. Ironías de la vida.

Meier es una fotógrafa con mucha visión estética. Sus composiciones son elegantes, sus encuadres equilibrados, tenía mucho ingenio para captar StreetPhotography, y es muy discreta: nunca toma partido en las fotografías que toma. Solía ponerse a una distancia muy prudente del objeto en cuestión, y se fijaba mucho en las pequeñas anécdotas y los detalles de todo cuento iba sucediendo.
Para mi fue una gran ladrona retratista, y me fascina ver cómo tiene mucho respeto con las fotografías de la gente pobre en la calle, manteniéndose a distancia, discreta y procurando sacar un lado amable, pero totalmente brusca y desafiante con los retratos que tomaba por la calle a gente que evidentemente era de clase alta. A ellos se les acercaba, los tomaba en encuadres más arriesgados, más irónicos, interfiriendo en sus caminos. Una inconformista luchadora.

He aquí uno de los retratos que pueden verse en la exposición de la #FundaciónCanal

 

Os animo a que conozcáis un poco más de su obra, visitéis la exposición (rápido, que quedan pocos días), veáis sus hermosas composiciones, y penséis que la pasión que uno siento, puede cambiar el mundo.

Un abrazo,
Loren.

Mi Photomundo : Steve McCurry y La niña Afgana

Hoy os hablo de un fotógrafo y fotoperiodista de Filadelfia al que aunque así de primeras no os suene, seguro que cuando veáis su foto más famosa lo identificáis: “La niña afgana” famosa portada de National Geographic.

Niña afgana national geographic

¿A que ahora sí?

Steve comenzó su carrera profesional en un periódico, pero a los dos años, decide viajar, conocer mundo, y aprender a esperar. Él decía que, si tienes paciencia y aprendes a esperar, la gente se olvida de que le enfocas, y consigues reflejar su alma. Y es la pura verdad. A mi me pasa que la primera media hora de sesión fotográfica suele ser la más improductiva…..

Comenzó como fotoperiodista cubriendo la guerra de Afganistán, vestido como ellos para pasar desapercibido, ganando así la primera Medalla de oro Robert Capa al mejor fotorreportaje en el extranjero. A partir de ahí, ha cubierto numerosos conflictos bélicos, reflejando la terrible huella que los mismos dejan en su población:

tumblr_lp7xlmNCal1qz9b3ko1_1280 tumblr_lp7xmi5kyC1qz9b3ko1_1280 Niño de la guerra steve mccurry

 

Steve Mccurry además ha contado con honores y reconocimientos a su valentía. Su profesión ya es peligrosa de por sí, pero además él, ha sabido arriesgar mucho sin importarle qué sucedería, teniendo la muerte rozándole los talones muchas veces: arrestado y encadenado en Paquistán, casi ahogado en Eslovenia e India, abatido en la India también por las muchedumbres entusiastas y superviviente un intento de asesinato por un majadeen. Casi ná.

KUWAIT, 00449_06, BIO-10093
KUWAIT, 00449_06, BIO-10093 Paidon.com

La Niña Afgana:

Quiero hablaros de la interesante historia de la foto.
niña afgana steve mccurry
Como os he comentado, viajaba por conflictos a lo largo del mundo reflejando el horror de la guerra. La fotografía de la niña afgana, la tomó tras un bombardeo de helicópteros soviéticos. Esta niña, y su familia y vecinos, atravesaron las duras y peligrosas montañas de Afganistán durante 2 semanas para llegar a un campo de refugiados, después de haberlo perdido todo.

National Geographyc le publicó la foto en portada en el año 95 y llegó la fama, convirtiéndose la imagen en un icono del dolor, miedo, incertidumbre y pena. Todos la conocemos, la gente se tatúa la fotografía, se la ponente ne camisetas… es la foto más reproducida del mundo.

Pero él no volvió a saber nada de la niña a la que fotografió. Fue varias veces al refugio en el que ella había quedado, pero ni rastro. No sabia su nombre, ni tenía ningún dato sobre su paradero.

Durante 15 años, Steve estuvo pensando en encontrarla, y viajó numerosas veces a la zona del conflicto y al refugio, sin éxito.

Pero en 2001, la foto vuelve a ser portada. Y él, en 2002, viaja de nuevo a la zona debido al cierre del campamento en el que La niña Afgana quedó. Era su última oportunidad. Para identificar con seguridad a la chica en caso de encontrarla se procedería a escanear el iris de sus ojos a partir de la fotografía. Toda una movida… Pero sólo obtenía falsas pistas.

Impotente, vuelve a EEUU, pero al poco, recibe la noticia de que un hombre asegura ser el hermano de La niña Afgana. El nombre de ella, Sharbat Gula. Está casada y con 3 hijos (+ uno muerto de pequeñito) ahora es una mujer corriente Pastú que vive en una lejana aldea en Pakistán, y que, aunque no sabe su año de nacimiento, calcula que tiene unos 30 años, y fue casada poco después de aquella imagen.
Las pruebas del iris de sus ojos dicen que es ella.

Steve viaja imediatamente a Pakistán, y consigue el permiso del marido para entrevistarse con ella, y quitarse un momento el velo para ser fotografiada de nuevo, 17 años después.

Sharbat Gula 17 años despues por steve mccurry en lorenphotography

En las fotos vemos cómo pasó el tiempo y la vida por su rostro.

Esta historia fue contada en una edición de 2003 de la revista. Sharbat no sabía que se había hecho famosa. Se rodó un documental para televisión titulado “Niña desaparecida: misterio resuelto”, donde se contó su historia, y además, la sociedad que publica la revista creó en su honor un fondo especial de ayuda al desarrollo y creación de oportunidades educativas para las niñas y mujeres afganas.

No hay mal que por bien no venga.

Espero que esta historia os haya gustado tanto como a mi, y que ahora recordéis que La niña afgana tiene identidad, historia, nombre y vida.

Un abrazo a todos, y gracias por leerme.