Embarazo de Mary y su familia

Qué maravilla, porque Marcelo está a punto de nacer mientras escribo estas líneas.

Va a ser un lazo más de unión entre ellos… que ya son una piñita, que juntos se apoyan, se quieren, se valoran, se respetan .. me encantó conocerles.

Marcelo es el bebé que vais a ver en la tripita de Mary en las fotos que os voy a poner ahora más abajo. Pero antes déjenme decirles que pasamos una tarde magnífica todos juntos.  La que está a punto de ser hermana mayor, llamada Miranda (es que es un nombre tapan elegante y contundente, que me llena la boca decirlo) es un trasmito feliz. Su madre tiene cuenta de Instagram ( @Mary_aln ) y me parto con las peripecias que cuenta día a día, porque es graciosa, y porque su hija es un trastito muy divertido.

Es genial poder participar de este amor, de esta ilusión, de esta espera….

Y ella … que es un bombón de mujer, que es dulce, sonriente, amable, cariñosa…. ¡¡¡Me encanta!!! es tan mona como sus tartas… que por cierto, debéis echar un vistazo a su web, que aunque ahora esté de baja obligada, en cuanto Marcelo la deje, volverá con las pilas cargadas a ocuparse de  Tu bizcocho

 

 

Ella y su mirada intensa, y su necesidad de conocer con precaución el mundo, confiar cuando la ocasión lo merezca, y volver siempre a los brazos de mamá para sentirse segura.

Gracias, Familia, por tanto bueno, porque el mundo siempre se empeña en ponerme personas geniales por el camino.

Un abrazo,
Loren.

Perdidos por el Norte de Portugal

Estoy fascinada con el fin de semana largo que he pasado en el norte de Portugal, en la zona de Braganza, y es por eso que me decido a contaros un poco y enseñaros algunas imágenes que allí tomamos, por si os sirve de idea.

Supongo que no es el viaje de los sueños de cualquiera,  ahora veréis, pero estoy segura que sí el de muchas personas que, como yo, disfrutan de lo simple.

Ante todo avisar que sí, que salió perfecto porque lo natural, lo sencillo, nunca falla, pero no por haberlo planeado. No soy buena organizando, he de ser honesta, así es que por casualidad encontré en internet un agroalojamiento a muy buen precio que me pareció que se ajustaba a lo que yo buscaba: una aldea pequeña, no muy lejos de Madrid, paz, tranquilidad, buenos comentarios en booking… y ocio sin estrés para el Rubito. Reservé y me olvidé, hasta que puse en el GPS la dirección del lugar de la reserva el mismo día que marchaba para allá.

Descubrí al llegar que Caravela es una aldea de unos 60 habitantes al norte de Portugal, perteneciente al distrito de Braganza, justo en el parque natural de Montesinhos y es allí donde está ubicada Casarao dos Reís, la casa que la Señora Sara regenta. Tiene una casa grandota de pueblo, de esas con encanto, con espacios amplios, con garaje, con granja, y tiene además mucho espíritu, y por lo que vi, un corazón enorme, pero eso ya lo descubriréis si vais a conocerla.

 

 
Nos recibieron genial, la estancia allí es cómoda, tranquila y acogedora. El Rubito se iba a ratos con Tía Sara, a ratos con Paula (otra chica que ayuda a llevar la casa, y que es más maja que las pesetas) a ver los animales, al garaje con las bicis…. Con total tranquilidad. Yo como una reina. Allí en la aldea todo el mundo es muy afable. Pasamos la tarde entre sus gentes, parando a cada calle, un vinito, te ofrecían buena conversación, bromas al niño, juegos, un vinito, ideas sobre qué visitar esos días, qué ver, qué comer (cenamos espectacularmente con la sobrina de Sara en su Portela  sin carta, a lo que tuvieran, y os aseguro que fue una sorpresa maravillosa!! Cómo cocina esa mujer!!!!Y un vinito!!), anécdotas de las aldeas, de sus habitantes, de cómo fueron y cómo son las cosas … y en esas a mi la tarde me pasó volando, encontrándome como en familia, y planeando, porque es así como organizo los viajes: al buen viento.

Ya tenía planes para los dos días que quedaban gracias a todos ellos. Ea. Que no hay que agobiarse.

Hemos visitado Braganza, por su puesto, pero sobre todo varias aldeas de la zona que son una maravilla, unas más conocidas, otras de esas que conocen ellos, pero a cual más bonita. No hay más que ver las fotos.
  

Una de mis favoritas fue Rio de Onor. No me lo apunté, lo tenía todo en mi cabeza de las charlas de la tarde anterior, y como soy un desastre me costó encontrarla, pero preguntando a la gente, llegamos bien, y es preciosa. Allí igual, nos quedamos con Francisco y su mujer, que regentan el bar de la aldea, a charlar un rato. ¿Les conoces de algo? Pos no, pero os prometo que pasaré a volver a verles en cuanto pueda, porque son amigables a tope y ya tenemos planes para disfrutar del río, y sé que se alegrarán mucho de volver a vernos.

Aldeia de Montesinho nos llevó a un paraje maravilloso, y a media mañana con Isaac, que nos contó sobre su aldea, y con el que nos tomamos un café la mar de rico. Le compramos miel y tengo su teléfono porque no muy lejos volveremos a vernos. Tiene una casita que me puede dejar para visitarles de nuevo …

Antes de volver, pasamos por Puebla de Sanabría, que estaba muy cerca, y que para ellos era como la segunda ciudad a la que acudir para trámites y otras movidas, pero me apetece hacerlo aparte, porque ese lugar ya es un sitio turístico, con mucha gente, con precios normales de lugares masificados, con tiendas de recuerdos, y movidas así. Y creo que igual lo cuento aparte.

Volviendo a mis aldeitas, podría contar sobre los olores, el espectáculo visual de sus calles con flores, los ríos, sus gentes, lo bien que se come allí (aunque mucha mucha cantidad, os lo aviso) y lo que me recuerda su comida a mi tierra, por el condimento y los aliños… Pero es que se me va a hacer muy largo. Tampoco voy a poner fotos donde aparecen ellos, las personas con las que compartimos, por si acaso no les gusta. Hice muchas fotos, pero las he elegido un poco al tran tran para subirlas, porque aunque tengo algunas fotos preciosas que me ha hecho el rubio, no quiero saturar.

Sólo deciros que hay que visitar lugares como estos, y disfrutar de lo esencial, nunca olvidar de dónde venimos.
Sólo hay que tener en cuenta una cosa: no hay mucha cobertura, y no podrás informarte mucho, ni tampoco usar demasiado el GPS, pero te aseguro que pares donde pares, vas a disfrutar. Y por supuesto, no vas a tener mucha posibilidad de estar pendiente del móvil: disfrútalo.

Un regalo perfecto para una mujer

Hola queridas, hoy esto va para vosotras las mujeres.

A todas, a ti, amiga, que eres grande. Que eres fuerte, que sobrevives en esta loca jungla de la vida. Que intentas siempre ser mejor, que tienes presión por el éxito, por estar perfecta, por ser buena madre, amiga, trabajadora, pareja, hermana… (Me viene siempre a la cabeza mi querida Laura y su proyecto MalasMadres). ¿Alguna vez te has parado a pensarte?

Yo dejé de hacerlo durante mucho tiempo y me perdí. No sabía quién era, dónde estaba, qué necesitaba… Y sobre todo, dejé de quererme. Ahora la vida me ha enseñado que no hay mejor amor que el que podamos tenernos a nosotras mismas, que sea como sea mi cuerpo es perfecto, y que tengo que cuidarme porque sólo así podré sacar hacia afuera todo eso que nos hace buenas amigas, madres, trabajadoras, parejas… personas. Y no por lo que saquemos hacia fuera para hacer felices a los demás, sino por la paz que dentro nos deja.

Hay que quererse y para ello hay que empezar por mirarse a una misma. Dedicarnos tiempo. Pensarnos. Yo, a lo largo del tiempo que llevo trabajando en esto de las fotos, me he dado cuenta de lo feliz que es la gente cuando está en una sesión, independientemente del tipo que sea. Se preparan, se la sueñan, la piensan, la disfrutan… la desean con fuerza. Y eso, focalizado además en el interior, es brutalmente potente. Por eso sé que esto va a funcionar:

Imagínate que un día decides parar un poco, y pensarte. Tolerarte con tus cosas buenas y malas, querer tus curvas, tus cicatrices, tus estrías. Y sonreirte. Y que quieres recordar eso todos los días, los que estás a tope, y los que realmente sientes que no vas a poder seguir adelante… Para conseguirlo, yo te propongo hacer una sesión de fotos personal, ponerte guapa, y que salgamos a la naturaleza a respirar aire puro … puedes imaginarte feliz, y serlo. Yo juego un papel de observadora, de conductora si quieres de esa situación. Te ayudo a que esto sea posible. Te aconsejo antes de la sesión, pero sobre todo, te dejo el recuerdo en forma de imágenes para que, si un día se te olvida que eres y que necesitas ser, tengas estas fotos para recordarlo.
Yo te regalo una copia que pongas en un lugar visible de tu hogar, para que puedas recurrir a ella cuando la necesites, y que esa imagen te transporte a la realidad.

Viene el día de la madre, y esto es un momento en el que seguro que nos van a regalar algo, por pequeñito que sea. Pues di alto y fuerte que quieres una sesión para sentir todo esto que has leído, y del resultado,  tu favorita, cuélgala en un lugar muy visible de tu casa.

Ayudarte a ti misma, amarte y quererte, es la condición necesaria para vivir en paz y feliz. 

Marian lo hizo. Se dedicó una mañana para ella, y yo tuve la suerte de acompañarla, y dejar para siempre el recuerdo de que ella es bonita, es fuerte, es valiente, y es perfecta. Como somos todas. Cada una en su estilo, a su manera.

Estas imágenes se han convertido en unas de mis favoritas, una sesión redonda, divertida (vinieron unos toros a vernos, y nos dieron un gustito importante jajajaja) pero sobre todo me gusta verla sonreír mientras las mira, las recuerda, las siente.

Hay que ser valiente y sentir. Vivir tal y como tu corazón late. Sin imposturas, ni incongruencias. Simplemente tú.

Gracias Marian, hay enseñanzas compartidas que perdurarán para siempre.

Un abrazo de tu amiga,
Loren.

Sesión de Embarazo: esperando a Mateo.

Una bonita espera, tan bonita como la familia en sí.

Y es que en ellos descubrí a unos chicos que eran un encanto. Pasamos la tarde juntos, y era como si nos conociéramos de toda la vida! De verdad que no os miento… no sabéis lo bien que yo me lo paso….
Cuento siempre el buen rato que echo con mis familias, pero es que suele ser así principalmente por dos factores: Por lo contenta que viene la gente a hacerse una sesión de fotos, porque para ellos es como una ilusión, un momento chulo (así procuro transmitirlo en los contactos previos que tenemos antes de hacer las fotos) y por lo feliz que llego yo, que ya me viene de serie este carácter así como fácil, pero es que encima me contagio enseguida del buen rollo.

En esta familia descubrí además de buenas personas agradables, a su peque, que me pareció impresionante. Normalmente los niños corren, saltan, gritan, preguntan, no paran … Ella en cambio me miró desde el principio con una mirada maravillosa, infinita, tierna. Ha sido una de las niñas a las que más he disfrutado fotografiando. Me infundía respeto. Todo el tiempo respeté su espacio, y disfruté captando sus expresiones de sabiduría, de pensamiento profundo, sus largas miradas… a saber qué había dentro de esa cabecita… Hasta que papá la tiró por los aires, y mamá le dio un abrazo, que entonces me dedicó una sonrisa preciosa …

 

Bueno, a Mateo le queda poco para llegar, y por lo que me han dicho sus papis, yo voy a tener la suerte de conocerlo en cuanto nazca, así es que no puedo pedir más. Sólo que ellos encuentren en estas fotografías cuando las miren dentro de años así, de sopetón,  todo el amor que se tienen, lo bonito del momento, y lo impresionante de su pequeña, que no se separó del muñeco de su hermano, y que creo que va a ser muy feliz con la suerte de padres que tiene.

Os mando un abrazo, y un GRACIAS así en grande por el trato, la valoración hacia mi trabajo, dejarme compartirlo, y el futuro que vendrá.

Por una feliz navidad y mil gracias.

25 de diciembre FUN FUN FUN!!!!

SIIIIIIIII, ¡¡en mi casa los villancicos ya están a toda mecha, con la lista de reproducción de Spoty a tope, y unas ganitas de navidad que me vuelvo loca!! Hemos decorado la casa con manualidades (como la de la foto, que la ha hecho el Rubito) y tengo luces colgadas por todos lados como para hacer una tienda de iluminación.

Estas navidades son taaaaaaan bonitas para mi… Por muchas cosas, pero la principal es que voy viendo color al asunto, al asunto de vivir así en general…. Y en particular, con lo que nos ocupa aquí, que son mis fotografías, lo veo todo con arcoiris y purpurina. Y es que hace un año yo, así como apocada y discreta, iba diciendo de a poquitos que tenía un sueño por cumplir. Pero han ido pasando los meses, y el sueño está ya viviéndose: dejo recuerdos bonitos para los demás. Y trabajar, lo que se dice trabajar, para mi ahora es un sueño.

El otro día, hablando con una chica que se va a hacer una sesión de embarazo a principios de año a la que conocía en esa conversación telefónica, le hablada de mi suerte. Así, a lo loco.  Y lo entendió a la primera. Dice que ella entró en mi IG y vio 2 fotografías que la hicieron saber que tenía que llamarme. Le hablé precisamente de eso que yo llamo suerte pero que en realidad creo que es una cuestión de feeling, de sensaciones parecidas, de entender lo que alguien desprende y transmite, de sentirse reflejado con una forma de ver las cosas. Y cuando las cosas son así, todo fluye guay para las dos partes.

Cada vez sois más los que me escribís para hacer una sesión de fotos conmigo, y es que siempre son personas que están felices de vivir un momento, que viven la vida como una experiencia. Es gente que comprende lo importante, que te da cariño, que te abre su corazón, que crea un clima bonito, que tiene ganas de sentir, y vivir bonito.

Siempre les pido que vengan felices, que dejen atrás todo lo malo que en todas las casas hay, y que se concentren en todo lo bueno. Y no me miran raro. Normalmente lo traen de serie.

Yo sé que soy una loca de la vida. Que parece que voy desprendiendo purpurina a cada paso, que parezco tontita a veces, o que no tengo los pies en la tierra, quizás un poco simplona, pero también sabéis que me la trae un poco al pairo. Yo me entiendo, conozco mi profundidad y es por ella que sé vivir así y escribir así, en mi montaña rusa,  sobre todo porque así a mi me merece más la pena. Esto no quiere decir que no viva sombras, que las cosas sean fáciles, o que no me duela el corazón, pero tengo la suerte de poder vivir más o menos bien con todo eso, y que los ratos a oscuras sean los menos. Incluso en Navidad, donde parece que todo afecta más, y más duele… pero volvamos a la purpurina…

Os voy a felicitar de la mejor manera que sé, y es haciendo un pequeño resumen con imágenes de algunas de las sesiones de Navidad de este año, que se han hecho bajo un solazo de impresión por lo atípico de este año en cuanto al clima se refiere, y que espero que os hagan sonreír un poco, y plantearos que dejar un recuerdo para toda la vida es importante. Que vivir los momentos que tenemos ahora es básico. Que nuestra familia por imperfecta que sea, es maravillosa. Y que la Navidad es una gran época para todo, igual que los demás meses, pero también para quererse más y mejor.

GRACIAS con todo mi corazón a todas las personas que han confiado en mi, que me recomiendan, que me mandan besos, que me abren su corazón en los mails de presentación haciéndome que tenga más ganas de conocerles aún, que piropean mis fotos, mi trabajo, que me hacen creerme que valgo, que me abrazan, que me ayudan a ser mejor, a ser grande…. A todos esos que me sonríen, que son efusivos, y que me contagian esa lucha por los sueños.

Me he declarado la ThanksGivin Malagueña. Soy muy feliz. GRACIAS.

A todos vosotros, os abrazo fuerte. Feliz Navidad.

Sesión de pareja: Susana y Nacho

A mi que la gente natural y sencilla me encanta… y resulta que esta pareja tan auténtica y libre me llama y me da la alegría (profesional y emocional) de decirme que les gusta mi estilo y que quieren que les haga unas fotos de recuerdo del momento por el que atraviesan… ¡¡¡Y yo que me pongo como la flamenca del WhatsApp y me motivo!!!

La verdad es que Susana es una mujer estupenda. Tiene mucha vida, es una persona llena de conocimiento, de paz, de sonrisas y de buena vibra. Me gustó hablar con ella y conocerla un poco más porque descubrí un saco de sorpresas: hace mil millones de cosas, le encanta aprender sobre ellas, vivirlas y compartirlas!!! Nacho es más tímido, pero comparte con ella ese puntito de locura, y al ratito se suelta y es un tío estupendo, que te hace reír, y te escucha con atención.

Ella quería una sesión con su chico de dos partes, una  más “normalita” y otra, que ya os enseñaré en otra ocasión, más loca y desenfadada, compartiendo juntos la pasión que les une mucho: colocarse el chandal y salir a correr.

Aquí os dejo esa parte tranquila, de charla, de risas, de bromas y de vergüencita de saber que hay quien te está mirando a través de la cámara… pero que al ratito se les olvidó…

Gracias Susana y Nacho!! Han pasado días porque a mi la vida no me da, y porque siempre busco un momento especial para publicarlo todo y la realidad es que cada minuto que pasmos respirando es mágico!!! Aquí va. ¡¡¡Me encanto compartir con vosotros una sesión tan loca y tan divertida!!!! Sois estupendos!!! Y gracias, como siempre, por dejarme compartirlo.

Un abrazo!

Sesion de familia: ¡Los mayores también existimos!

¡¡Hola a todos!!

¡Vuelvo al colé con energía para comerme el mundo! Y os quiero enseñar una sesión que me encanta, y me encanta porque normalmente a los fotógrafos nos llegan peticiones de fotos de familia cuando tienen hijos pequeños, cuando nace un nuevo miembro, o cuando un acontecimiento especial nos mueve a recordarlo, pero no hay tantas solicitudes de fotografías de familias ya consolidadas y por que sí.

Cuando digo porque sí, es un porque mis hijos se hacen mayores pero siguen siendo mis hijos, porque mi familia está atravesando una etapa diferente a las anteriores, más madura, y quiero recordarla, y porque mis niños están creciendo igual de rápido que cuando eran bebés y cada vez me queda menos para verles salir a volar… ¡Y porque ahora que superan la decena, están aún más guapos y les quiero igual o más que antes!

Por eso las fotografías de la familia de Nieves y Santi me gusta tanto, además de porque lo pasamos fenomenal charlando, riéndonos con bromas todo el rato sobre cómo afrontar la sesión, el temido “cómo me pongo”, y lo bien que sale todo cuando ven que no se ponen, que fluyen haciendo algo que a la familia les gusta y le divierte, que es mejor que posar.
Los niños encantadores, muy cariñosos, y muy divertidos. Todo el rato me miraban con una sonrisa de fascinación. ¡Cómo me gusta trabajar con gente así!

 

Os agradezco mucho la confianza en mi, la energía y las ganas de tener un recuerdo, los abrazos y además, como siempre digo, el permitirme enseñar lo que hago, que para muy es my importante.

Gracias de corazón.

Sesiones de pareja: Alvaro y Monica

Pero no sólo ellos. Elsa y Dagger también están muy presentes porque forman parte de la familia.

A Álvaro le conocí por instagram. Ya veis, las redes sociales son maravillosas. Coincide que somos de la misma zona, y que también compartimos el amor perruno, pero coincide sobre todo que nos gustan las fotos que cuentan, que hablan de nuestros sentimientos, y que nos ayudan a recordar momentos bonitos.

Hizo un regalo a su chica que ella no esperaba, y que sé que le encantó: una sesión de fotos los 4 juntos. ¡Vaya suerte tengo de que se le ocurriera contar conmigo! Mónica es una chica preciosa y sensible, una tía de esas que te caen bien nada más verla. Como él, aunque él tiene más guasa, ¡¡¡me reí mucho!!!. Durante la sesión charlamos mucho, que ellos no son de posar, y conmigo no se posa, se viven momentos que yo luego almaceno. Y así echamos una mañana muy chula, que recuerdo con mucho cariño, en la que aprendí muchas cosas, y disfruté viéndoles a través de mi ojo.

Os dejo alguna de las fotos de la sesión, que para mi es muy importante porque me encanta cómo se trataron, cómo viven en familia, y cómo sienten estando los 4 juntos, queriéndose y respetándose.

 

 

Muchas gracias a esta pareja tan bonita que ha formado una familia perruna especial. ¡¡Verne os está esperando para conoceros!! Un abrazo muy fuerte y, como siempre digo, muchas gracias por dejarme mostrar mi trabajo.

Sesión de familia: El dorado…

Me gusta hacer sesiones de familia. Me hace sentir bien ayudar a contar su historia durante el paso de los años.

Y esta familia es taaaaan bonita…. que yo voy a dejarme llevar por los colores que me evocan: amarillos, ocres, dorados, brillante sol que se pone a sus espaldas, y el amor que se respira entre ellos y con su bebé.

La verdad es que a mi me parece magia, y me gusta pensar que he conseguido hacerla yo en un pequeño porcentaje, porque el resto es cosa de ellos, de la ilusión que pusieron, de lo mucho que se divirtieron, de cómo charlamos, de cuánto jugaban, y jugamos, de lo simpáticos que son, de su naturalidad… ¿Sigo? Es que me pongo pesadita…

Pero esa es mi suerte, la suerte que siempre me acompaña en cuando a la gente que me escribe se refiere. Son grandes personas, con grandes proyectos, como ella, que tiene que conciliar ahora que ha perdido su trabajo por la maternidad, como lo perdí yo, y con la que tanto me identifico.

 

Me gusta hacer sesiones de familia porque me gusta pensar que voy a formar parte de sus recuerdos, para toda la vida. Porque les ayudo a escribir su historia. Porque lo que sucede entre las personas es grande, y las familias son “templos”

Gracias a los tres. ¡¡¡Gracias por tanto!!!

Comuniones 2017: Enri

Alguien me ha preguntado…. ¿Y los niños de comunión?

¡¡¡Pues claro!!! Jolín, lo que pasa es que este año, me han venido poquitos niños. Pero los hay, y son muy guapos, y me sonríen, y charlamos igual, y nos divertimos haciendo las fotografías… Y todo es igual de bonito y divertido, igual de especial.

Enri es un apasionado del mar y del fútbol, y por lo primero ya me conquistó, y con lo segundo disfrutamos mucho. Abajo están las fotos…. Su mamá es una persona increíble que se puso en contacto conmigo un día y me contó que llevaba tiempo siguiéndome, que le había gustado mucho mi trabajo, y que tenía unas ganas locas de que llegara un momento especial que compartir juntas. Era el día especial de su hijo.

Y vaya si lo fue….Hicimos alguna foto de familia, y muchas de él, buscando siempre encontrarle relajado y feliz. Como él es. Al final,  he acabado cogiéndole cariño a una mujer dulce y encantadora, con una profesión fascinante, y una familia maravillosa. ¿Os acordáis de lo que digo siempre de mi suerte? Pues esa, esa que me viene a ver siempre.

Aquí algunas fotos:

Su gran día pasó, y sé que se lo han pasado fenomenal, y que Enri ha sido muy feliz. Esto me ha alegrado mucho.
A Enri le deseo lo mejor, a Sara la abrazo muy fuerte porque me provoca mucha ternura, y a ti, Gema, muchas gracias por tu cariño. Eres una mujer estupenda.  Me ha encantado conoceros, de corazón.