Sesión de Embarazo: Naturalidad y amor

Esta pareja que os traigo hoy se hizo la sesión hace unas semanas, pero como no llego a todo, me cuesta publicar a tiempo todo lo que os quiero enseñar, pero es importante porque ellos son un gran ejemplo del título de mi entrada de hoy: naturales y amorosos.

Llegaron a mí gracias al bendito boca a boca, que es como llegan casi todos mis clientes. Les habían hablado de mi trabajo dos amigas diferentes (a las que adoroooooooo) y pidieron presupuesto, y se lanzaron a la piscina rápidamente.

No preparamos demasiado la sesión porque la verdad, a esta chica tan guapa ya le quedaba muy poco para dar a luz, y no podíamos dilatarnos. Y llegó así vestida, tan bonita, tan libre, tan ella misma. Trajo una corona de flores preciosa que hace una de sus amigas también, La Gondolera porque le encanta, porque la hacia sentir guapa, especial, porque notaba que iba a darle un toque bucólico, casi místico a las imágenes, así como místico es el momento que está atravesando, a puntito de ser mamá de su primera hija.

Una niña que tendrá un nombre grande y precioso.

De ellos como pareja no tengo mucho que contar que no se vea en las fotos: Hay química. Ellos se entienden, se ríen juntos, se aman y se tocan todo el rato, y se burlan con cariño, y se rozan y se sienten felices cuando se miran. Qué subidón me dan a mí estas cosas, joder.

Así es que no os voy a contar más, simplemente os dejo verlo.

Gracias queridos míos. Ha sido muy guay conoceros, y espero que volvamos a vernos muy pronto. Gracias por ayudarme a crecer dejándome enseñar mi trabajo, y gracias por vuestro cariño y generosidad y confianza.

Bienvenida, pequeña. Ya llevas un tiempo aquí y espero que la vida te trate bien. No me cabe duda. Te abrazo, como te abrazará el mundo siempre.

Loren.

Septiembre y vuelta al cole

Ya era hora…. He tenido el blog completamente abandonado casi todo el verano. ¡¡Se me olvidó que existía!! Desactivas las notificaciones, poco tráfico que al final acaba en casi nada y … ¿Alguien tiene peor memoria?

Yo me pregunto por qué me pasan estas cosas… y está mal que pase, porque es cierto que, como archivo y muestra de mi trabajo, el blog tiene un potencial innegable, pero también es verdad que yo soy muy propensa a no hacer aquello que en ese momento no me apetece, y supongo que escribir ha quedado abajo en toda la lista y por eso se me olvidó. Podría hablar de crisis existenciales, o que he tenido mucho trabajo, quedaría mejor… pero no es el caso. La vida son etapas que tampoco tienen tanta importancia, y trabajo tenemos todos, es sólo cuestión de organizarse.

La verdad es que dejé de hacerlo un par de semanas, y ya se me fue completamente.

Peeeeero, lo he recordado y aquí estoy, haciendo aquello que vine a hacer: enseñar mi trabajo para que todos veáis que es bueno, y queráis contratarme para recordar vuestros momentos especiales.

Y para ello, comienzo con una sesión de principios de verano de la que ya habéis visto alguna foto en el feed de Instagram, y que sé que os ha gustado mucho porque me lo habéis comentado.

Y no me extraña.

Sus protagonistas son Conchi y Fernando. Más ella que él, no voy a engañaros (y no te me enfades, Fernando) y es que mucha gente me ha escrito para darme la enhorabuena por esa luz, ese ambiente, y esa futura mamá tan preciosa. Se han embobado con su sonrisa, con su estilizo, su mirada, la ternura que desprende… En fin. Yo encantada de que así sea.
Pero hablemos de los dos,  pareja bonita donde las haya, que en estas fotografías vislumbraban la incertidumbre de lo que sería empezar la aventura de la paternidad de la mano de Carlos, su primer bebé, que ya ha nacido, y al que voy a conocer la semana que viene en su sesión de bebé.

Estoy segura de que estos recuerdos serán importantísimos en sus vidas para siempre, y ahora que él está aquí  ¡¡Sus primeras fotos profesionales selas hago yo!!! YUJUUUUUUUU
¿Sois conscientes de lo que digo? Si no lo entendéis jamás sabréis lo feliz que soy con mi trabajo…. así es que vamos a dejarlo.
Gracias Conchi porque eres una pasada, ese día ya te dije que me quedé enganchada de ti y tus maneras, y estoy deseando veros a todos juntos con el enano.

 

He vuelto un rato y espero que saquéis vosotros también otro para acompañarme.

Gracias por leerme.

Un abrazo,
Loren.