Sesión fotográfica en casa: una mañana con Emma

¡Queridos todos!

¡¡Estoy tan contenta!! Y diréis, esta es loca, que se han acabado las vacaciones… Pues no, no soy loca, me apetecía volver a ponerme con mis fotitos y mis cositas… y es que encuentro el sentido de mi trabajo en muchas de las cosas que hago, en muchas facetas, hasta en montar un álbum contando una historia, pero hay momentos que son sublimes.
La mañana que pasé con Emma y su familia fue uno de ellos.

Me contactó María, su mamá, como me contactan casi todos, por mi tipo de fotografía Natural que vio de su amiga, sin poses, sin pretensiones de mostrar lo que no hay, porque somos perfectos en nuestras imperfecciones y diversidad, y charlando juntas conectamos desde el principio. Ella quería tener un recuerdo bonito de su cotidiano, de su momento, tranquilos en casa, sin más necesidad que mostrar su realidad, y tenerla presente en el futuro.
Y claro, yo di saltitos de alegría.

Quedamos en su casa, y les puse en situaciones cotidianas que ellos viven, que vivimos todos. Emma está muy espabilada con un mesecito que tiene, así es que hice algún retrato de ella en la cama de sus papás, intentando captar alguno de sus muchos gestos, pero la realidad es que Emma pasa mucho tiempo en brazos de sus padres, sentados en el sofá charlando los tres juntos, queriéndose … o dándose un baño, que es lo que a Emma más le gusta, y lo que su mami quiso tener inmortalizado en imágenes para siempre. Esto es lo que yo quiero ver, nada de poses ni situaciones irreales.

Y cómo agradezco ese cariño entre ellos, esa naturalidad, ese vivir la vida a lo sencillo, porque a mi me ha dejado imágenes para del recuerdo preciosas, que encima me han dejado compartir con vosotros.

Estoy MUY MUY Feliz.

           

Quiero dar las gracias por la confianza y la ilusión a esta familia tan bonita, por su cariño hacia mi trabajo, por la emoción que les supuso ver la sesión completa, y por dejarme mostrar una parte del trabajo (si os enseño todo, subo más de 100 imágenes jajajajaja).

Gracias de corazón.

Un abrazo,
Loren.

Sesion de familia: ¡Los mayores también existimos!

¡¡Hola a todos!!

¡Vuelvo al colé con energía para comerme el mundo! Y os quiero enseñar una sesión que me encanta, y me encanta porque normalmente a los fotógrafos nos llegan peticiones de fotos de familia cuando tienen hijos pequeños, cuando nace un nuevo miembro, o cuando un acontecimiento especial nos mueve a recordarlo, pero no hay tantas solicitudes de fotografías de familias ya consolidadas y por que sí.

Cuando digo porque sí, es un porque mis hijos se hacen mayores pero siguen siendo mis hijos, porque mi familia está atravesando una etapa diferente a las anteriores, más madura, y quiero recordarla, y porque mis niños están creciendo igual de rápido que cuando eran bebés y cada vez me queda menos para verles salir a volar… ¡Y porque ahora que superan la decena, están aún más guapos y les quiero igual o más que antes!

Por eso las fotografías de la familia de Nieves y Santi me gusta tanto, además de porque lo pasamos fenomenal charlando, riéndonos con bromas todo el rato sobre cómo afrontar la sesión, el temido “cómo me pongo”, y lo bien que sale todo cuando ven que no se ponen, que fluyen haciendo algo que a la familia les gusta y le divierte, que es mejor que posar.
Los niños encantadores, muy cariñosos, y muy divertidos. Todo el rato me miraban con una sonrisa de fascinación. ¡Cómo me gusta trabajar con gente así!

 

Os agradezco mucho la confianza en mi, la energía y las ganas de tener un recuerdo, los abrazos y además, como siempre digo, el permitirme enseñar lo que hago, que para muy es my importante.

Gracias de corazón.

Familias en verano de 2017

Queridos todos.
Vengo aquí a convenceros de que la vida pasa en un suspiro, los hijos crecen tan rápido como se agotan las primeras líneas en la playa de Benidorm en agosto, y nuestra familia evoluciona mucho más deprisa de los que nuestra memoria puede almacenar, así es que sólo encuentro una solución: la fotografía. Es el método por el cual de un solo vistazo, revivimos momentos y situaciones que quedan ahí guardadas, dormidas hasta que algo las despierte.

Cada vez sois más los que dais valor a esos momentos, los que entendéis que sólo tenéis fotos cutres hechas con el móvil, y que vosotros apenas salís en las fotos con vuestros hijos porque ” jo, es que no me he peinado”, porque “me sale un michelín de más”, “Ay, es que no me puse el tinte”, “Hoy voy con el chándal” “Me salen los brazos muy gordos”.  ¡¡Coño ya!!

Por favor, olvida eso. Fin. Llámame.

Conciénciate de que tu familia es estupenda, tú eres estupenda/o, tu marido es genial (y viceversa), y tus hijos son estupendos, porque sois vosotros mismos y moláis. Vamos a preparar una experiencia que despierte vuestros recuerdos de este verano que va a pasar para no volver. Que va a ser único. Échate pa´lante. Si tienes una ocasión especial que fotografiar, genial, y si no, nos la inventamos, la creamos de lo cotidiano, la construimos con vuestras piezas, de lo que sois, de lo que sentís, de lo que queréis. Acuérdate por qué un día decidisteis ser una familia, sentaos juntos y charlar un rato sobre vosotros, sobre cómo empezó todo, sobre qué camino habéis decidido recorrer, y olvídate de todo eso que es absurdo, que no importa.

Nuestros hijos nos quieren como somos porque les damos amor, y luchamos por ellos. Porque les intentamos hacer la vida bonita. Por eso estamos en familia.

Comos mi Esther y su familia, que ya son “mios” porque ellos entienden perfectamente todo esto que os he explicado. Porque lo hablamos la primera vez que se pusieron en contacto conmigo y entendieron al conocerme que yo era lo que necesitaban. Y me da igual si suena muy pedante, pero es así.

¿Sientes algo cuando has leído todo este tocho?

Yo lo siento cuando veo sesiones de familia como esta. Sé que no soy la mejor eligiendo qué mostrar, pero llevan muchas fotos, y he preferido hacer una selección al azar, a lo loco:

Gracias a esta familia tan preciosa que siempre está conmigo. Me encantan. Son muy especiales, muy conscientes del paso de tiempo, de la importancia del momento, de los bonitos recuerdos,  que realmente es lo único que te va a quedar. Lo material es accesorio. Lo saben, lo viven, lo sienten. Son felices con poco, con estar juntos, con pasear juntos, con vivir sencillo y bonito.

Gracias por dejarme compartir con todos estos momentos. Gracias de verdad.

A todos los demás, os estoy esperando.