Perdidos por el Norte de Portugal

Estoy fascinada con el fin de semana largo que he pasado en el norte de Portugal, en la zona de Braganza, y es por eso que me decido a contaros un poco y enseñaros algunas imágenes que allí tomamos, por si os sirve de idea.

Supongo que no es el viaje de los sueños de cualquiera,  ahora veréis, pero estoy segura que sí el de muchas personas que, como yo, disfrutan de lo simple.

Ante todo avisar que sí, que salió perfecto porque lo natural, lo sencillo, nunca falla, pero no por haberlo planeado. No soy buena organizando, he de ser honesta, así es que por casualidad encontré en internet un agroalojamiento a muy buen precio que me pareció que se ajustaba a lo que yo buscaba: una aldea pequeña, no muy lejos de Madrid, paz, tranquilidad, buenos comentarios en booking… y ocio sin estrés para el Rubito. Reservé y me olvidé, hasta que puse en el GPS la dirección del lugar de la reserva el mismo día que marchaba para allá.

Descubrí al llegar que Caravela es una aldea de unos 60 habitantes al norte de Portugal, perteneciente al distrito de Braganza, justo en el parque natural de Montesinhos y es allí donde está ubicada Casarao dos Reís, la casa que la Señora Sara regenta. Tiene una casa grandota de pueblo, de esas con encanto, con espacios amplios, con garaje, con granja, y tiene además mucho espíritu, y por lo que vi, un corazón enorme, pero eso ya lo descubriréis si vais a conocerla.

 

 
Nos recibieron genial, la estancia allí es cómoda, tranquila y acogedora. El Rubito se iba a ratos con Tía Sara, a ratos con Paula (otra chica que ayuda a llevar la casa, y que es más maja que las pesetas) a ver los animales, al garaje con las bicis…. Con total tranquilidad. Yo como una reina. Allí en la aldea todo el mundo es muy afable. Pasamos la tarde entre sus gentes, parando a cada calle, un vinito, te ofrecían buena conversación, bromas al niño, juegos, un vinito, ideas sobre qué visitar esos días, qué ver, qué comer (cenamos espectacularmente con la sobrina de Sara en su Portela  sin carta, a lo que tuvieran, y os aseguro que fue una sorpresa maravillosa!! Cómo cocina esa mujer!!!!Y un vinito!!), anécdotas de las aldeas, de sus habitantes, de cómo fueron y cómo son las cosas … y en esas a mi la tarde me pasó volando, encontrándome como en familia, y planeando, porque es así como organizo los viajes: al buen viento.

Ya tenía planes para los dos días que quedaban gracias a todos ellos. Ea. Que no hay que agobiarse.

Hemos visitado Braganza, por su puesto, pero sobre todo varias aldeas de la zona que son una maravilla, unas más conocidas, otras de esas que conocen ellos, pero a cual más bonita. No hay más que ver las fotos.
  

Una de mis favoritas fue Rio de Onor. No me lo apunté, lo tenía todo en mi cabeza de las charlas de la tarde anterior, y como soy un desastre me costó encontrarla, pero preguntando a la gente, llegamos bien, y es preciosa. Allí igual, nos quedamos con Francisco y su mujer, que regentan el bar de la aldea, a charlar un rato. ¿Les conoces de algo? Pos no, pero os prometo que pasaré a volver a verles en cuanto pueda, porque son amigables a tope y ya tenemos planes para disfrutar del río, y sé que se alegrarán mucho de volver a vernos.

Aldeia de Montesinho nos llevó a un paraje maravilloso, y a media mañana con Isaac, que nos contó sobre su aldea, y con el que nos tomamos un café la mar de rico. Le compramos miel y tengo su teléfono porque no muy lejos volveremos a vernos. Tiene una casita que me puede dejar para visitarles de nuevo …

Antes de volver, pasamos por Puebla de Sanabría, que estaba muy cerca, y que para ellos era como la segunda ciudad a la que acudir para trámites y otras movidas, pero me apetece hacerlo aparte, porque ese lugar ya es un sitio turístico, con mucha gente, con precios normales de lugares masificados, con tiendas de recuerdos, y movidas así. Y creo que igual lo cuento aparte.

Volviendo a mis aldeitas, podría contar sobre los olores, el espectáculo visual de sus calles con flores, los ríos, sus gentes, lo bien que se come allí (aunque mucha mucha cantidad, os lo aviso) y lo que me recuerda su comida a mi tierra, por el condimento y los aliños… Pero es que se me va a hacer muy largo. Tampoco voy a poner fotos donde aparecen ellos, las personas con las que compartimos, por si acaso no les gusta. Hice muchas fotos, pero las he elegido un poco al tran tran para subirlas, porque aunque tengo algunas fotos preciosas que me ha hecho el rubio, no quiero saturar.

Sólo deciros que hay que visitar lugares como estos, y disfrutar de lo esencial, nunca olvidar de dónde venimos.
Sólo hay que tener en cuenta una cosa: no hay mucha cobertura, y no podrás informarte mucho, ni tampoco usar demasiado el GPS, pero te aseguro que pares donde pares, vas a disfrutar. Y por supuesto, no vas a tener mucha posibilidad de estar pendiente del móvil: disfrútalo.

Sesion embarazo: Julieta entre trigales

Tenía muchas ganas de enseñaros esta sesión de embarazo diferente, en medio de un trigal, porque fue un flechazo. Una de esas cosas que les pasan a los fotógrafos, que ven un sitio y dicen: ahí tengo que hacer unas fotos.

Y a ella, a la futura mamá, que sé que le encanta mi trabajo y que quería tener un recuerdo de su barriga, le pareció una idea genial, y se dejó llevar por mis ganas…

Lo encontré paseando una mañana, buscando localizaciones. Desde el coche parecía un sitio chulo, pero no podía distinguirlo. Y escondido entre una arboleda estaba. Además parecía que estaba esperándome porque, no sé quién, había dejado un camino hecho, no muy largo, y un poco estrecho, pero a mi me valía para lo que quería hacer, porque, la verdad, no sé si me hubiera atrevido a pisar el trigo para satisfacer mi deseo…

El caso es que fui un par de veces, a diferentes horas, a ver qué tal era la luz… Y bueno, estaba maravillada. Elegí la que pensé que sería la mejor hora, aunque justo esa mañana el cielo se nubló (está mu graciosillo el tiempo este año…) pero vaya, perfecto, porque la luz de un cielo nublado es maravillosa.

Et voilà:

Julieta está preciosa. Tenía miedo de no verse, de no saber hacerlo, de encontrarse como ajena en un entorno tan apasionante, pero mira, es charlar un poco, contarle que eso de posar no va conmigo, que sólo quiero que sea feliz y lo disfrute, que sea ella misma, y todo sucede, y es fantástico.
No hay que posar, hay que vivir!!!! Hay que conectarse con el momento y disfrutarlo.

Su amiga perruna ayudó mucho, porque es una perrita buena, con miedos por su horrible pasado, pero cariñosa y enamorada de Julieta.

Claro, que quién no se enamora de ella, con su sonrisa permanente, su cara bonita y tierna, su pelo al viento… En alguna foto Julieta representa a como si Ana de las tejas verdes creciera pero su alma salvaje siguiera acompañándola…. movidas de mi cabeza, supongo.

¡¡¡En fin, me encanta!!! Que igual está feo que lo diga yo, pero vaya, hay que venirse arriba de vez en cuando, y sentir que una es la leche. FIN.

Primera comunión: etapas de una familia

Ey! Salaos!!!
Hoy os cuento algo que me pone mú contenta, y es que esta #familia tan bonita que veis me eligió para poner imágenes a la etapa que atraviesan: Hugo hará su #primeracomunión en la mejor de las compañías!!! Todos creciendo juntos y felices.

Siempre os cuento que es importante estar conectado a lo que vivimos, y recordar el global de una etapa, no sólo el momento concreto en el que ponemos toda la carne en el asador y parece que el resto se nos olvida.

Ellos, que lo saben, me conocieron gracias a una amiga que me recomendó (amigaaaa un abrazooooooo) y decidieron hacerse una sesión completa conmigo donde primero aprovechamos para tomar fotos de la familia junta, de sus bromas, sus juegos y sus momentos, y luego hacemos las de comunión propiamente dichas, donde el niño aparece solo, teniendo su protagonismo, como veis en las fotos incorporando cosas que cuentan su historia, sus gustos, sus aficiones… pero también rodeado de los suyos, que es lo que da sentido a todo.

Fueron geniales, Mamen, su mamá, es un amor y me ayudó mucho con su implicación e ilusión desde el principio (así sí me mola currar)… y luego él, que es un encanto de niño, el papá que no dejaba de sonreír facilitando las cosas, jugando y aumentando el ambiente agradable y la peque…. esa sonrisa de pícara, sus travesuras… pasamos una mañana muy divertida.

No nos salió el sol porque ha sido un abril complicado, pero esta luz a mí me encanta mucho más….

Sólo os enseño algunas, un poco de esa historia, de esos momentos… Ahora tienen muchas muchas fotos para recordarlo. Esta mañana me escribía su mamá emocionada viéndolas, diciéndome que se le caía un poco la lagrimilla,  y sé que no es por las fotos en sí, ni por los encuadres, la técnica ni ná de esos rollos,  sino es porque esas fotos le han hecho sentir, sentir fuertecito y ser consciente de todo lo que han hecho juntos.
Esto da sentido a lo que hacemos los que nos dedicamos a dejar recuerdos en la retina.

Gracias por vuestro cariño, apoyo, recomendaciones y por dejarme publicar, y compartir con todos algo que a veces se nos olvida: somos afortunados por vivir y tener una familia.

¡¡¡Un abrazo!!!!

Un regalo perfecto para una mujer

Hola queridas, hoy esto va para vosotras las mujeres.

A todas, a ti, amiga, que eres grande. Que eres fuerte, que sobrevives en esta loca jungla de la vida. Que intentas siempre ser mejor, que tienes presión por el éxito, por estar perfecta, por ser buena madre, amiga, trabajadora, pareja, hermana… (Me viene siempre a la cabeza mi querida Laura y su proyecto MalasMadres). ¿Alguna vez te has parado a pensarte?

Yo dejé de hacerlo durante mucho tiempo y me perdí. No sabía quién era, dónde estaba, qué necesitaba… Y sobre todo, dejé de quererme. Ahora la vida me ha enseñado que no hay mejor amor que el que podamos tenernos a nosotras mismas, que sea como sea mi cuerpo es perfecto, y que tengo que cuidarme porque sólo así podré sacar hacia afuera todo eso que nos hace buenas amigas, madres, trabajadoras, parejas… personas. Y no por lo que saquemos hacia fuera para hacer felices a los demás, sino por la paz que dentro nos deja.

Hay que quererse y para ello hay que empezar por mirarse a una misma. Dedicarnos tiempo. Pensarnos. Yo, a lo largo del tiempo que llevo trabajando en esto de las fotos, me he dado cuenta de lo feliz que es la gente cuando está en una sesión, independientemente del tipo que sea. Se preparan, se la sueñan, la piensan, la disfrutan… la desean con fuerza. Y eso, focalizado además en el interior, es brutalmente potente. Por eso sé que esto va a funcionar:

Imagínate que un día decides parar un poco, y pensarte. Tolerarte con tus cosas buenas y malas, querer tus curvas, tus cicatrices, tus estrías. Y sonreirte. Y que quieres recordar eso todos los días, los que estás a tope, y los que realmente sientes que no vas a poder seguir adelante… Para conseguirlo, yo te propongo hacer una sesión de fotos personal, ponerte guapa, y que salgamos a la naturaleza a respirar aire puro … puedes imaginarte feliz, y serlo. Yo juego un papel de observadora, de conductora si quieres de esa situación. Te ayudo a que esto sea posible. Te aconsejo antes de la sesión, pero sobre todo, te dejo el recuerdo en forma de imágenes para que, si un día se te olvida que eres y que necesitas ser, tengas estas fotos para recordarlo.
Yo te regalo una copia que pongas en un lugar visible de tu hogar, para que puedas recurrir a ella cuando la necesites, y que esa imagen te transporte a la realidad.

Viene el día de la madre, y esto es un momento en el que seguro que nos van a regalar algo, por pequeñito que sea. Pues di alto y fuerte que quieres una sesión para sentir todo esto que has leído, y del resultado,  tu favorita, cuélgala en un lugar muy visible de tu casa.

Ayudarte a ti misma, amarte y quererte, es la condición necesaria para vivir en paz y feliz. 

Marian lo hizo. Se dedicó una mañana para ella, y yo tuve la suerte de acompañarla, y dejar para siempre el recuerdo de que ella es bonita, es fuerte, es valiente, y es perfecta. Como somos todas. Cada una en su estilo, a su manera.

Estas imágenes se han convertido en unas de mis favoritas, una sesión redonda, divertida (vinieron unos toros a vernos, y nos dieron un gustito importante jajajaja) pero sobre todo me gusta verla sonreír mientras las mira, las recuerda, las siente.

Hay que ser valiente y sentir. Vivir tal y como tu corazón late. Sin imposturas, ni incongruencias. Simplemente tú.

Gracias Marian, hay enseñanzas compartidas que perdurarán para siempre.

Un abrazo de tu amiga,
Loren.

Sesión de Embarazo: esperando a Mateo.

Una bonita espera, tan bonita como la familia en sí.

Y es que en ellos descubrí a unos chicos que eran un encanto. Pasamos la tarde juntos, y era como si nos conociéramos de toda la vida! De verdad que no os miento… no sabéis lo bien que yo me lo paso….
Cuento siempre el buen rato que echo con mis familias, pero es que suele ser así principalmente por dos factores: Por lo contenta que viene la gente a hacerse una sesión de fotos, porque para ellos es como una ilusión, un momento chulo (así procuro transmitirlo en los contactos previos que tenemos antes de hacer las fotos) y por lo feliz que llego yo, que ya me viene de serie este carácter así como fácil, pero es que encima me contagio enseguida del buen rollo.

En esta familia descubrí además de buenas personas agradables, a su peque, que me pareció impresionante. Normalmente los niños corren, saltan, gritan, preguntan, no paran … Ella en cambio me miró desde el principio con una mirada maravillosa, infinita, tierna. Ha sido una de las niñas a las que más he disfrutado fotografiando. Me infundía respeto. Todo el tiempo respeté su espacio, y disfruté captando sus expresiones de sabiduría, de pensamiento profundo, sus largas miradas… a saber qué había dentro de esa cabecita… Hasta que papá la tiró por los aires, y mamá le dio un abrazo, que entonces me dedicó una sonrisa preciosa …

 

Bueno, a Mateo le queda poco para llegar, y por lo que me han dicho sus papis, yo voy a tener la suerte de conocerlo en cuanto nazca, así es que no puedo pedir más. Sólo que ellos encuentren en estas fotografías cuando las miren dentro de años así, de sopetón,  todo el amor que se tienen, lo bonito del momento, y lo impresionante de su pequeña, que no se separó del muñeco de su hermano, y que creo que va a ser muy feliz con la suerte de padres que tiene.

Os mando un abrazo, y un GRACIAS así en grande por el trato, la valoración hacia mi trabajo, dejarme compartirlo, y el futuro que vendrá.

Sesión fotográfica en casa: una mañana con Emma

¡Queridos todos!

¡¡Estoy tan contenta!! Y diréis, esta es loca, que se han acabado las vacaciones… Pues no, no soy loca, me apetecía volver a ponerme con mis fotitos y mis cositas… y es que encuentro el sentido de mi trabajo en muchas de las cosas que hago, en muchas facetas, hasta en montar un álbum contando una historia, pero hay momentos que son sublimes.
La mañana que pasé con Emma y su familia fue uno de ellos.

Me contactó María, su mamá, como me contactan casi todos, por mi tipo de fotografía Natural que vio de su amiga, sin poses, sin pretensiones de mostrar lo que no hay, porque somos perfectos en nuestras imperfecciones y diversidad, y charlando juntas conectamos desde el principio. Ella quería tener un recuerdo bonito de su cotidiano, de su momento, tranquilos en casa, sin más necesidad que mostrar su realidad, y tenerla presente en el futuro.
Y claro, yo di saltitos de alegría.

Quedamos en su casa, y les puse en situaciones cotidianas que ellos viven, que vivimos todos. Emma está muy espabilada con un mesecito que tiene, así es que hice algún retrato de ella en la cama de sus papás, intentando captar alguno de sus muchos gestos, pero la realidad es que Emma pasa mucho tiempo en brazos de sus padres, sentados en el sofá charlando los tres juntos, queriéndose … o dándose un baño, que es lo que a Emma más le gusta, y lo que su mami quiso tener inmortalizado en imágenes para siempre. Esto es lo que yo quiero ver, nada de poses ni situaciones irreales.

Y cómo agradezco ese cariño entre ellos, esa naturalidad, ese vivir la vida a lo sencillo, porque a mi me ha dejado imágenes para del recuerdo preciosas, que encima me han dejado compartir con vosotros.

Estoy MUY MUY Feliz.

           

Quiero dar las gracias por la confianza y la ilusión a esta familia tan bonita, por su cariño hacia mi trabajo, por la emoción que les supuso ver la sesión completa, y por dejarme mostrar una parte del trabajo (si os enseño todo, subo más de 100 imágenes jajajajaja).

Gracias de corazón.

Un abrazo,
Loren.

Sesion de pareja: Lola y Javi

Queridos todos, os enseño a una pareja bonita donde las haya.

Ellos son Lola y Javi, y tienen una conexión especial. Entendieron perfectamente de qué iba la cosa, y les dije simplemente que una sesión de pareja es, bajo mi punto de vista, un momento de reflexión: “tenéis que conectar con lo que sentís el uno por el otro. ¿Por qué estáis juntos? ¿Qué os gusta del otro? ¿Cuántas cosas bonitas hace por ti, te hace sentir, te aporta y te suma? pues miráos y sentidlo”

Simplemente las sesiones de fotos van es eso para mi.

Cuando pasen los años, quiero que las veáis y sonriáis recordando lo bonito del momento, vuestro aspecto, cuestas miradas y vuestras sonrisas, y todo eso tiene que ser real, tiene que estar conectado.

Y así fue, que me lo pusieron muy fácil, y que en nada tenía un montón de fotos bonitas para su futuro, porque lo sienten.

Espero que os gusten y que mis palabras os sirvan a todos para reflexionar sobre la importancia de los momentos juntos, de calidad, y de conciencia para el recuerdo, y si no váis a haceros fotos, que sería ideal, al menos esta noche os sentéis con vuestra pareja se lo contéis y os miréis de esta manera. A veces se nos olvida. Nos dejamos llevar por el ritmo de la vida y se nos olvida.

Gracias a esta bonita pareja por sus sonrisas y sus palabras de cariño hacia mi y mi trabajo. Que tengáis un día muy feliz juntos.

¡¡¡Un abrazo!!!

Por el día del padre …

… podemos hacer algo especial.
Podemos generar un recuerdo para toda la vida, hacerlo mágico y especial… diferente. Ya estamos todos un poquito hartos del consumismo de siempre, de los regalos materiales. Hay otra forma de hacer las cosas.

Yo os propongo un planazo familiar, sea como sea tu familia, como si sólo es de tu hijo y tú. Enséñale a tus hijos, y a ti mismo, qué cosas son las importantes, y cómo disfrutarlas: salimos todos juntos al campo, y pasamos una tarde fantástica haciéndonos una sesión fotográfica y divirtiéndonos. Quiero que me contéis un poco qué os gusta hacer juntos para enfocar bien la sesión y saber cómo puedo encontraros felices, para recordar ese momento para siempre, vuestro aspecto, personalidad, sonrisa….

Si vas a autorregalártela, ya sabes, escríbeme, y si el regalo es para otro, escríbeme igualmente y no te preocupes, porque  te hago una tarjeta regalo para que se la des, sin coste adicional, y quedes fenomenal.

Con estos dos guapos de la foto , intento que os hagáis una idea de lo que podéis tener. Eso, y más.
Gracias Edu, Gracias Alicia. Sabéis que sois muy especiales para mi!

Y a vosotros…. ¡¡¡A por ello!!! No dudéis en hacer este regalo!!

Comuniones: cuenta su historia.

Los que me conocéis o habéis pedido información, sabéis que para mí la etapa de la primera comunión de un niño no es simplemente el momento religioso, el traje, y todo lo que conlleva, sino que es un momento idóneo para contar lo que el niño es en esa edad, lo que siente, lo que piensa, lo que le gusta hacer… Y esto es por muchas razones, pero entre otras, porque cuando nuestros hijos pierden la edad graciosa de ser pequeñitos , parece que dejamos de fotografiarlos, y la etapa de niñez pasa más rápido, y más desapercibida.

Y es una pena. Es una etapa larga, en la que ellos se están formando, y ya podemos ver claramente mucho de lo que vendrá, igual de divertida, rica y excitante.

Así es que siempre pido que nos demos cuenta de eso, e impliquéis a los niños en la sesión de fotos, y siempre que se pueda y quieran, hablen conmigo y me cuenten un poco de ellos mismos. Es un ejercicio genial para ellos, y para toda la familia, que quiero que esté también conectada con el momento, acompañando al peque,  y disfrutándolo.

Os voy a poner el ejemplo de Carla.

Con Rosa, su mamá hubo esa conexión desde el principio. Ella era super consciente de todo lo que os he contado, y de hecho sin explicarle nada, ya me llamó diciéndome lo que quería, haciéndome muy feliz!!

Ella se lo curro un montón, me habló mucho de ellos, de sus aficiones, de lo que les gusta hacer… le dimos vueltas y conseguimos un recuerdo muy especial:  A su hija le encanta pintar, jugar con su hermana, y correr libre por el campo.



Y todo ello intentamos plasmar.

Creo que lo conseguimos.

Muchas gracias a esta preciosa familia, que me ha valorado siempre, desde el principio, y por supuesto a Carla, que además hoy es su cumpleaños, y me hace muy feliz dedicarle este post. Feliz cumpleaños, preciosa. Muchas gracias por todo.

Un abrazo,
Loren.

Contando una historia …

Comienza la semana, y con ella, y antes de que termine febrero (que es un mes muy especial en este relato), quiero contaros la historia de la que para mí ha sido una de las sesiones de fotos más especiales de mi vida.

Andrea vive en Barcelona y contacta  conmigo hace meses (tipo octubre) porque ha tenido una idea muy especial de regalo a su chica: una sesión de fotos juntos.

Yo de primeras pienso: Qué bonito, pero .. ¿Ir a Barcelona para una sesión? Pues igual no sé yo si me va a pillar así como a mano …
Pero él insiste: “te sigo en redes desde hace mucho, me gusta tu trabajo, a ella también, y por cómo expresas cuando escribes,  creo que tienes que ser tú la que nos haga las fotos de ese momento”.

Una locura, pienso. ¿Será verdad esto? Mejor nos llamamos y hablamos… y durante la conversación me cae bien el chaval, me cuenta su historia, me enamoro de su chica por cómo la describe, de ellos dos como pareja, y de él como persona, porque es fantástico, un hombre increíble, de esas personas que quedan pocas, sensible, que se preocupa por los detalles, que está conectado con la realidad en la que vive…   encima me he puesto así como gordita al oírle hablar de mis fotos, como orgullosa jajajajaja …
Entonces quiero saber más: “¿Me cuentas esa idea que has tenido a la que haces alusión todo el rato?”

“A ver, Loren…quiero casarme con ella, y quiero pedírselo de forma especial. ¿Ves posible regalarle la sesión de fotos, y pedirle matrimonio de sorpresa, sin que se lo espere, durante la misma? ¿Tú me ayudas?”

¡¡¡BOOOOM!!!

¿Te ayudo? ¿En serio vas a hacer esto? ¿Conmigo? ¿De verdad?

La flamenca del whatsapp me poseyó, mis emociones salieron a borbotones, empaticé a lo bestia, sentí que ella, Nuria, era la mujer más afortunada del mundo, y yo de rebote la segunda porque a lo mejor tenía la oportunidad de formar parte de esta historia, su historia, y contarla. ¿Sabéis lo que es eso?
Sigo llorando aún hoy, que estoy escribiéndolo, que ya lo he vivido y ha sido precioso.

Fue un regalo de la vida.

Por supuesto que iba a ir a Barcelona, en febrero, que era su aniversario juntos, y el cumpleaños de ella, y por supuesto que mi corazón iba a estar a tope con este proyecto. También el del rubio, al que le conté la historia, y se vino conmigo (un poco acojonada en la primera parte de la sesión por si se iba de la lengua y nos destrozaba la historia jajajajaja)
Y no creo que tenga que contar mucho más. La mañana que pasamos juntos (con rubio incluido) fue maravillosa.

Hicimos unas cuantas fotos para aparentar que era una sesión “normal”

 
Pero yo estaba histérica, con la emoción a flor de piel… y Andrea no dejaba de mirarme ansioso…. Así es que había que darle la señal…
Y de repente, caminando, llegamos a un lugar en el que ella dice: “Jo, qué sitio tan bonito, este lugar siempre me ha encantado, y me hizo mucha ilusión, Loren, que dijeras que haríamos las fotos aquí”.

Andrea y yo nos miramos y dijimos: ¡¡AHORA!!
 


Cuando le pidió matrimonio y Nuria dijo Sí, nosotros dos nos quedamos tranquilos y ahora fue ella la que, feliz, emocionada, y con un nudo en el estómago, temblaba nerviosísima y no podía dejar de sonreír …

Lloramos un ratito todos…. pero con la risa floja. Todo mereció la pena….

El paseo de después, locos de felicidad, las risas, la complicidad, y el vinito rápido que tomamos al acabar, porque necesitaban estar solitos …

   

La vida, que me da estos regalos… Y yo no puedo más que agradecer mi suerte, mi bendita suerte. No sé si he sabido contar las historia, pero a nosotros nos ha valido, y aquí esta que os escribe está feliz, plena y agradecida.

Andrea y Nuria. Sois uno de mis regalos. GRACIAS.