Sesión de Embarazo: esperando a Mateo.

Una bonita espera, tan bonita como la familia en sí.

Y es que en ellos descubrí a unos chicos que eran un encanto. Pasamos la tarde juntos, y era como si nos conociéramos de toda la vida! De verdad que no os miento… no sabéis lo bien que yo me lo paso….
Cuento siempre el buen rato que echo con mis familias, pero es que suele ser así principalmente por dos factores: Por lo contenta que viene la gente a hacerse una sesión de fotos, porque para ellos es como una ilusión, un momento chulo (así procuro transmitirlo en los contactos previos que tenemos antes de hacer las fotos) y por lo feliz que llego yo, que ya me viene de serie este carácter así como fácil, pero es que encima me contagio enseguida del buen rollo.

En esta familia descubrí además de buenas personas agradables, a su peque, que me pareció impresionante. Normalmente los niños corren, saltan, gritan, preguntan, no paran … Ella en cambio me miró desde el principio con una mirada maravillosa, infinita, tierna. Ha sido una de las niñas a las que más he disfrutado fotografiando. Me infundía respeto. Todo el tiempo respeté su espacio, y disfruté captando sus expresiones de sabiduría, de pensamiento profundo, sus largas miradas… a saber qué había dentro de esa cabecita… Hasta que papá la tiró por los aires, y mamá le dio un abrazo, que entonces me dedicó una sonrisa preciosa …

 

Bueno, a Mateo le queda poco para llegar, y por lo que me han dicho sus papis, yo voy a tener la suerte de conocerlo en cuanto nazca, así es que no puedo pedir más. Sólo que ellos encuentren en estas fotografías cuando las miren dentro de años así, de sopetón,  todo el amor que se tienen, lo bonito del momento, y lo impresionante de su pequeña, que no se separó del muñeco de su hermano, y que creo que va a ser muy feliz con la suerte de padres que tiene.

Os mando un abrazo, y un GRACIAS así en grande por el trato, la valoración hacia mi trabajo, dejarme compartirlo, y el futuro que vendrá.

Sesión fotográfica en casa: una mañana con Emma

¡Queridos todos!

¡¡Estoy tan contenta!! Y diréis, esta es loca, que se han acabado las vacaciones… Pues no, no soy loca, me apetecía volver a ponerme con mis fotitos y mis cositas… y es que encuentro el sentido de mi trabajo en muchas de las cosas que hago, en muchas facetas, hasta en montar un álbum contando una historia, pero hay momentos que son sublimes.
La mañana que pasé con Emma y su familia fue uno de ellos.

Me contactó María, su mamá, como me contactan casi todos, por mi tipo de fotografía Natural que vio de su amiga, sin poses, sin pretensiones de mostrar lo que no hay, porque somos perfectos en nuestras imperfecciones y diversidad, y charlando juntas conectamos desde el principio. Ella quería tener un recuerdo bonito de su cotidiano, de su momento, tranquilos en casa, sin más necesidad que mostrar su realidad, y tenerla presente en el futuro.
Y claro, yo di saltitos de alegría.

Quedamos en su casa, y les puse en situaciones cotidianas que ellos viven, que vivimos todos. Emma está muy espabilada con un mesecito que tiene, así es que hice algún retrato de ella en la cama de sus papás, intentando captar alguno de sus muchos gestos, pero la realidad es que Emma pasa mucho tiempo en brazos de sus padres, sentados en el sofá charlando los tres juntos, queriéndose … o dándose un baño, que es lo que a Emma más le gusta, y lo que su mami quiso tener inmortalizado en imágenes para siempre. Esto es lo que yo quiero ver, nada de poses ni situaciones irreales.

Y cómo agradezco ese cariño entre ellos, esa naturalidad, ese vivir la vida a lo sencillo, porque a mi me ha dejado imágenes para del recuerdo preciosas, que encima me han dejado compartir con vosotros.

Estoy MUY MUY Feliz.

           

Quiero dar las gracias por la confianza y la ilusión a esta familia tan bonita, por su cariño hacia mi trabajo, por la emoción que les supuso ver la sesión completa, y por dejarme mostrar una parte del trabajo (si os enseño todo, subo más de 100 imágenes jajajajaja).

Gracias de corazón.

Un abrazo,
Loren.

Comuniones: cuenta su historia.

Los que me conocéis o habéis pedido información, sabéis que para mí la etapa de la primera comunión de un niño no es simplemente el momento religioso, el traje, y todo lo que conlleva, sino que es un momento idóneo para contar lo que el niño es en esa edad, lo que siente, lo que piensa, lo que le gusta hacer… Y esto es por muchas razones, pero entre otras, porque cuando nuestros hijos pierden la edad graciosa de ser pequeñitos , parece que dejamos de fotografiarlos, y la etapa de niñez pasa más rápido, y más desapercibida.

Y es una pena. Es una etapa larga, en la que ellos se están formando, y ya podemos ver claramente mucho de lo que vendrá, igual de divertida, rica y excitante.

Así es que siempre pido que nos demos cuenta de eso, e impliquéis a los niños en la sesión de fotos, y siempre que se pueda y quieran, hablen conmigo y me cuenten un poco de ellos mismos. Es un ejercicio genial para ellos, y para toda la familia, que quiero que esté también conectada con el momento, acompañando al peque,  y disfrutándolo.

Os voy a poner el ejemplo de Carla.

Con Rosa, su mamá hubo esa conexión desde el principio. Ella era super consciente de todo lo que os he contado, y de hecho sin explicarle nada, ya me llamó diciéndome lo que quería, haciéndome muy feliz!!

Ella se lo curro un montón, me habló mucho de ellos, de sus aficiones, de lo que les gusta hacer… le dimos vueltas y conseguimos un recuerdo muy especial:  A su hija le encanta pintar, jugar con su hermana, y correr libre por el campo.



Y todo ello intentamos plasmar.

Creo que lo conseguimos.

Muchas gracias a esta preciosa familia, que me ha valorado siempre, desde el principio, y por supuesto a Carla, que además hoy es su cumpleaños, y me hace muy feliz dedicarle este post. Feliz cumpleaños, preciosa. Muchas gracias por todo.

Un abrazo,
Loren.

Sesiones de familia en Invierno

María y su familia sólo vienen de vez en cuando a Madrid a visitar a los suyos. Les pasa un poco como a mi, que escapamos a nuestra tierra en cuanto podamos a abrazar a los nuestros porque la vida nos ha llevado lejos.

Para tener un recuerdo bonito todos juntos, con los abuelos, y hacer y hacerse el mejor de los regalos, pensó en una Sesión fotográfica y ninguno tuvo miedo al frío clima de Madrid en Enero. Y esto me encanta.
Me llamaron para hacer una sesión en el Retiro, y es cierto que íbamos con camisetas térmicas, y en ratitos de descanso nos poníamos los abrigos, pero también es cierto que jugado el frío se olvida, y que la luz de invierno en Madrid es maravillosa.

¡Así es que lo único que hay que hacer es verle el lado bueno a todo lo que nos rodea!

Son una familia fantástica. El e-mail de presentación de la mamá me fascinó, y estaba deseando conocerlos. Los peques son dos terremotos, sólo querían jugar y eso hicimos. ¡¡¡Quiero que lo pasen bien!!! ¡¡¡Todo el rato!!!

Me enamoré de los abuelos de los pequeños, y de lo sencillo y natural de una familia que se quiere, y que valora lo bonito de las cosas. Gracias a todos por dejarme pasar con ellos una mañana divertida, y por sus preciosas palabras hacia mi trabajo.

Siempre tengo suerte con la gente que me escribe, y encima me deja publicarlo. ¿Puedo pedir más?

¡NO!

Sesiones de familia también en invierno.

Sí, sí. También en invierno.

Y esta frase es para aquellas personas que me miran raro cuando me dicen que quieren una sesión de fotos, pero que van a esperar al buen tiempo y yo les digo, ¿Por qué?

Las sesiones en invierno tienen un encanto especial. Es cierto que tenemos menos horas de luz, que hay menos días de sol,  pero también es cierto que días de sol hay, y que la luz, tanto en días soleados como en nublados, es muy muy bonita en invierno, sobre todo si hablamos de la luz de invierno en Madrid, que es espectacular.

Es verdad que no nos ponemos vestidos bonitos, ni lucimos moreno, pero ¿hay algo más elegante, acogedor y confortable que un bonito jersey, o un abrigo con un gorro? Además es una oportunidad, porque en verano a mi me da un poco más de pereza pisar el asfalto, pero en invierno, las sesiones por la ciudad son espectaculares, porque están llenas de luces, contrastes, y si las hacemos en plena navidad, son un recuerdo precioso con la familia para toda la vida. ¡Y pocos se atreven!

Yo siempre digo que cada uno tiene su rollo, y su estilo, y no voy a convenceros de nada, pero sí que es verdad que me gusta contarlo porque a veces no os dais cuenta de esas cosas. ¡¡Cuántas veces he oído … tendría que haberlo hecho, pero lo fui dejando pasar….!!

Os voy a enseñar algunas de las ultimas fotografías que tengo aquí a mano de familias en invierno, con jersey, con frío, con un poquito de valentía, de vamos a echar unas carreras y se nos pasa, y con una luz también preciosa… Coincidencia de unos días de tenue sol, y un poquito de rasca. Sinceramente son igual de bonitas, si se sabe encontrar el momento, que aquellas que hacemos en primavera o verano. Porque al final las imágenes son eso, momentos: y … ¿acaso no vivimos momentos felices y hermosos con el frío?

¿Alguien más se anima a pasarlo bien un ratito conmigo?

¡Pregunta sin compromiso y hablamos!

Un abrazo con abrigo…

Seisón de Familia: Chloe, la nena de sus papás

Sí, sí. Esa es Chloe, la nena de sus papás.

A ellos les conozco desde que la peque nació, porque un día ganaron uno de los sorteos que hice, y desde entonces nos hemos visto más veces para alguno de sus acontecimientos importantes, como su bautizo, por ejemplo, del que me acuerdo como si fuera ayer….. ❤

A mi sus papás me encantaron desde el principio. Son dos chicos jóvenes y sobradamente preparados, de esos que ves y sabes que pelean, luchan, y van a salir siempre adelante. A la mamá, con su dulzura de serie, da gusto verla sonreir. A mi Noa me da mucha calma, mucha paz, y mucha ternura… Pero es que ella es así, y con su hija lo multiplica por mil.
Papá es el que pincha, chincha, y saca las carcajadas y las locuras. Un papá cariñoso, atento a todo lo que va pasando a su alrededor, buena persona y más majo que las pesetas.

Yo la verdad es que a ellos les tengo mucho cariño. Son una familia que da importancia a las mismas cosas que se la doy yo, que les gusta mucho la fotografía, almacenar sus recuerdos para el futuro, y hacer especial cada momento. Ellos llegaron en mis primeros sorteos, mis primeras sesiones así como ya públicas, mis inicios en redes sociales… No sé. Me parece que ha pasado mucho tiempo, aunque realmente sea tan poco en realidad…

Os dejo alguna de las imágenes de su bonita y relajada sesión, en la que Chloe con su carita de pilla nos regaló momentos muy bonitos, y en la que disfrutamos mucho charlando los tres de cómo nos va yendo la vida:

 

Pues sí, el tiempo pasa y esta familia crece y a mi me gusta saber que voy a seguir acompañándoles cuando ellos quieran. Os agradezco mucho la confianza y el buen rollo que me transmitís siempre. Os mando un abrazo gigante, y todas las sonrisas del mundo.
¡Gracias!

Sesion de familia: ¡Los mayores también existimos!

¡¡Hola a todos!!

¡Vuelvo al colé con energía para comerme el mundo! Y os quiero enseñar una sesión que me encanta, y me encanta porque normalmente a los fotógrafos nos llegan peticiones de fotos de familia cuando tienen hijos pequeños, cuando nace un nuevo miembro, o cuando un acontecimiento especial nos mueve a recordarlo, pero no hay tantas solicitudes de fotografías de familias ya consolidadas y por que sí.

Cuando digo porque sí, es un porque mis hijos se hacen mayores pero siguen siendo mis hijos, porque mi familia está atravesando una etapa diferente a las anteriores, más madura, y quiero recordarla, y porque mis niños están creciendo igual de rápido que cuando eran bebés y cada vez me queda menos para verles salir a volar… ¡Y porque ahora que superan la decena, están aún más guapos y les quiero igual o más que antes!

Por eso las fotografías de la familia de Nieves y Santi me gusta tanto, además de porque lo pasamos fenomenal charlando, riéndonos con bromas todo el rato sobre cómo afrontar la sesión, el temido “cómo me pongo”, y lo bien que sale todo cuando ven que no se ponen, que fluyen haciendo algo que a la familia les gusta y le divierte, que es mejor que posar.
Los niños encantadores, muy cariñosos, y muy divertidos. Todo el rato me miraban con una sonrisa de fascinación. ¡Cómo me gusta trabajar con gente así!

 

Os agradezco mucho la confianza en mi, la energía y las ganas de tener un recuerdo, los abrazos y además, como siempre digo, el permitirme enseñar lo que hago, que para muy es my importante.

Gracias de corazón.

Sesión de familia: El dorado…

Me gusta hacer sesiones de familia. Me hace sentir bien ayudar a contar su historia durante el paso de los años.

Y esta familia es taaaaan bonita…. que yo voy a dejarme llevar por los colores que me evocan: amarillos, ocres, dorados, brillante sol que se pone a sus espaldas, y el amor que se respira entre ellos y con su bebé.

La verdad es que a mi me parece magia, y me gusta pensar que he conseguido hacerla yo en un pequeño porcentaje, porque el resto es cosa de ellos, de la ilusión que pusieron, de lo mucho que se divirtieron, de cómo charlamos, de cuánto jugaban, y jugamos, de lo simpáticos que son, de su naturalidad… ¿Sigo? Es que me pongo pesadita…

Pero esa es mi suerte, la suerte que siempre me acompaña en cuando a la gente que me escribe se refiere. Son grandes personas, con grandes proyectos, como ella, que tiene que conciliar ahora que ha perdido su trabajo por la maternidad, como lo perdí yo, y con la que tanto me identifico.

 

Me gusta hacer sesiones de familia porque me gusta pensar que voy a formar parte de sus recuerdos, para toda la vida. Porque les ayudo a escribir su historia. Porque lo que sucede entre las personas es grande, y las familias son “templos”

Gracias a los tres. ¡¡¡Gracias por tanto!!!

Familias en verano de 2017

Queridos todos.
Vengo aquí a convenceros de que la vida pasa en un suspiro, los hijos crecen tan rápido como se agotan las primeras líneas en la playa de Benidorm en agosto, y nuestra familia evoluciona mucho más deprisa de los que nuestra memoria puede almacenar, así es que sólo encuentro una solución: la fotografía. Es el método por el cual de un solo vistazo, revivimos momentos y situaciones que quedan ahí guardadas, dormidas hasta que algo las despierte.

Cada vez sois más los que dais valor a esos momentos, los que entendéis que sólo tenéis fotos cutres hechas con el móvil, y que vosotros apenas salís en las fotos con vuestros hijos porque ” jo, es que no me he peinado”, porque “me sale un michelín de más”, “Ay, es que no me puse el tinte”, “Hoy voy con el chándal” “Me salen los brazos muy gordos”.  ¡¡Coño ya!!

Por favor, olvida eso. Fin. Llámame.

Conciénciate de que tu familia es estupenda, tú eres estupenda/o, tu marido es genial (y viceversa), y tus hijos son estupendos, porque sois vosotros mismos y moláis. Vamos a preparar una experiencia que despierte vuestros recuerdos de este verano que va a pasar para no volver. Que va a ser único. Échate pa´lante. Si tienes una ocasión especial que fotografiar, genial, y si no, nos la inventamos, la creamos de lo cotidiano, la construimos con vuestras piezas, de lo que sois, de lo que sentís, de lo que queréis. Acuérdate por qué un día decidisteis ser una familia, sentaos juntos y charlar un rato sobre vosotros, sobre cómo empezó todo, sobre qué camino habéis decidido recorrer, y olvídate de todo eso que es absurdo, que no importa.

Nuestros hijos nos quieren como somos porque les damos amor, y luchamos por ellos. Porque les intentamos hacer la vida bonita. Por eso estamos en familia.

Comos mi Esther y su familia, que ya son “mios” porque ellos entienden perfectamente todo esto que os he explicado. Porque lo hablamos la primera vez que se pusieron en contacto conmigo y entendieron al conocerme que yo era lo que necesitaban. Y me da igual si suena muy pedante, pero es así.

¿Sientes algo cuando has leído todo este tocho?

Yo lo siento cuando veo sesiones de familia como esta. Sé que no soy la mejor eligiendo qué mostrar, pero llevan muchas fotos, y he preferido hacer una selección al azar, a lo loco:

Gracias a esta familia tan preciosa que siempre está conmigo. Me encantan. Son muy especiales, muy conscientes del paso de tiempo, de la importancia del momento, de los bonitos recuerdos,  que realmente es lo único que te va a quedar. Lo material es accesorio. Lo saben, lo viven, lo sienten. Son felices con poco, con estar juntos, con pasear juntos, con vivir sencillo y bonito.

Gracias por dejarme compartir con todos estos momentos. Gracias de verdad.

A todos los demás, os estoy esperando.

Comuniones 2017: Paula

Hoy, ya acabando la temporada, y sin tiempo de haber actualizado mucho el blog,  vengo con una comunión muy especial, la de mi querida Paula.

Tengo la gran suerte de haber acompañado a la familia de Paula en varias ocasiones especiales desde hace un tiempo, y siempre me dan mucho cariño, mucha fuerza, y sobre todo cuando me despido de ellos tengo una sensación de felicidad, de armonía, y de ganas de abrazar a mi familia.

Son personas sencillas, que disfrutan de las pequeñas cosas, y están muy unidos. Creo que esto puede daros una idea de cómo me siento cuando les fotografío, y de por qué el resultado de esta sesión me gustó tanto. Paula llevaba un vestido absolutamente precioso y muy del rollo de ahora, que es el mismo  vestido que llevó su hermana, y que a su vez fue de su madre. Uno de los más bonitos que he visto este año, porque se lo puso por melancolía, porque ella lo sintió especial, porque fue de su mamá, y porque, aunque le ofrecieron comprar uno, igual que se lo ofrecieron a su hermana, las dos dijeron que no, que querían ese vestido y esto para mi significa mucho.

Su mamá hace cosas preciosas a mano con amor (podéis verlas en su blog: escrapateconmigo ) y trajo algunas para la deco de la sesión. Como veis, mis sueños hechos realidad: aportar personalidad, identidad y sentimiento a la historia que, mediante mis imágenes, quiero contarles. La suya propia.

Sólo os dejo unas pocas fotos de la protagonista, que en la familia son tímidos y no les gusta aparecer mucho:

Comenzamos la sesión con unas fotos de la familia al completo. Ya que vamos a hacer fotos, siempre les digo a todos que es bueno aprovechar, que luego no tenemos fotos todos juntos! Os ponéis ropa normalita, arreglá pero informal, y a echar un ratito juntos!!!

Y aquí mi Paula, preciosa y feliz:

Gracias a esta familia que me inspira, y me ayuda a mirar al frente y seguir el camino.

Un abrazo.