Sesión de familia: Trabajar con niños pequeños

Os enseño una familia preciosa de la que sé que no voy a olvidarme nunca gracias a ella, a la pequeña Abril, y mediante ellos aprovecho para contaros cómo trabajo con niños pequeños.

Son muchas familias las que he conocido, muchos niños cada uno con su particularidad, y a veces los nombres he de reconocer que me bailan, pero no las historias, ni los momentos. Para mí son más emociones que nombres, más momentos especiales que identidades en sí. Como todos repetís,(tengo esa gran suerte), al final los nombres me los sé, pero prefiero contar los detalles, y por qué me sacan una sonrisa.

Del nombre de la pequeña Abril no voy a olvidarme , aunque por lo pronto sólo la haya visto una vez, pero es porque sus papás me contaron la bonita historia de su nombre, y esa historia está ligada a una celebración constante de su mes, su nombre, y su vida. Por eso siempre sabré que se llama Abril.

Y no la olvidaré sobre todo porque me regaló uno de los momentos más bonitos que he vivido en mi profesión.

Sus papás no sabían cómo reaccionaría Abril durante la sesión, probablemente tímida, decían, quizá seria, distante… ¿Y si no tiene el día? ¿Y si nos llora por miedo a lo desconocido? Le gusta sentirse segura, y si no conoce a la persona no va a colaborar…

Y bueno, ahora veréis las fotos, pero ella demostró lo que es: una niña feliz, querida, acompañada y segura, libre y sin miedos.

Para no asustarles, al principio no me acerco mucho a los niños. Les dejo su espacio porque considero que es mejor que me vean interactuar con sus padres, que vean las sonrisas, las frases que cruzamos con complicidad porque ya hemos hablado previamente para preparar la sesión, que vean a sus padres felices y relajados, así ellos puedan sentir que no pasa nada. No soy la típica que llega y besa, y toca, y dice frases locas a los niños. Primero los padres, y dejo que ellos poco a poco se acerquen.

Tampoco quiero que me den un beso. Yo beso a sus padres, pero a ellos no. Les saludo, les sonrío, y sigo con el momento bienvenida, porque sus papás me conocen por ese trabajo previo que hago vía tlf o mail, por esa confianza que intento crear con la familia para facilitar mi trabajo y mejorarlo, pero para ellos soy una desconocida.

Con los niños de comunión, por ejemplo, trato de hablar antes, porque son más mayores y pueden decidir, contarme cosas, preguntarme lo que quieran… y cuando llega el día de la sesión se acercan ellos, me abrazan y todo fluye, pero con los pequeños la única forma es a través de sus referentes.

Pues esta sesión fue como la seda. Jugamos, nos reímos, nos contamos cosas, y cuando acabó hicimos una despedida larga, y es que las despedidas suelen ser largas porque me gusta ese momento posterior de comentar cómo ha ido, e ir cerrando conversaciones que se iniciaron mientras trabajaba, pero como yo me vengo arriba y me inspiro y me vuelvo loca, dejo las conversaciones a medias.

El caso es que cuando nos íbamos, la mamá de Abril le dijo: ¿Das un abrazo a Loren? Y Abril saltó de sus brazos, y me agarró a mi fuerte, emocionada. Yo me sorprendí, me sentí feliz, y lloré. Lloré mucho por poder tener la suerte de vivir ese momento. Por saber que una niña se siente bien, se siente segura, se siente cómoda. Por saber que es posible llegar al corazón de las personas haciendo lo que hago. Por tener la suerte de ver siempre el lado bueno y amable de la vida. Lloré y seguí llorando porque Abril no quería soltarme. Y sus papás se emocionaron conmigo. Y sé que suena moñas, pero es lo que hay, es lo que pasó y es lo que siento.

Yo como fotógrafa hago muchas cosas, pero cuando me preguntan cómo me defino, siempre digo que soy fotógrafa de familias. Las familias empiezan en un punto (boda o no, pareja o no, embarazo o no, mascotas o no, cumpleaños, comuniones, etc…) y evolucionan y avanzan, y me gusta ir creciendo con ellas. Trabajar con familias, con familias como la de Abril, y con momentos como los que vivo, es lo que le da sentido a todo.
Gracias, chicos, ya os dije que esto era muy especial para mi. Gracias por dejarme contarlo. me cae la lagrimilla de recordarlo y escribirlo. Espero que os guste.

Un beso enorme.

Pueblos bonitos de España: Albarracín, en Teruel.

Declarado Monumento Nacional en 1961 y premiado con la Medalla de oro a las bellas artes, Albarracín es un pueblo medieval situado al suroeste de la provincia de Teruel (a sólo 35 min de la misma), que no puedes perderte. ¡Aragón MOLA!

Es un municipio que comienza su historia potente con el clan de los beréberes de Banu Razín en el S.XI y de ahí su nombre (Al-Banu Razín, el lugar de los hijos de Razín). Pasó por varias manos y batallas (de ahí su estructura, muralla defensiva, etc…) hasta que acabó formando parte de la corona de Aragón en 1300.

Es un pueblo medieval a los pies de una muralla sobre la curva del río Guadalaviar. Su color es muy característico por la cantidad de hierro de sus tierras que hacen que las fachadas sean color salmón, y tiene de todo para enamorar: callejuelas estrechas y empinadas con balcones de madera y forja, portones enormes, faroles en esquinas, calles empedradas (bastante empinadas, así es que te recomiendo que lleves calzado cómodo) y unas vistas de infarto.
Para los niños es divertido ir descubriendo rincones, saludar a todos los gatos, correr por las plazas y callejuelas, el parque junto al río, los  puentes colgantes … Subir a la muralla y descubrir la inmensidad les deja atónitos.

Yo os recomiendo pasar el día allí con ellos, hacer una de las visitas guiadas que te ofrecen porque te explican perfectamente su historia, que es la nuestra, y eso nos ayuda a conocer nuestro maravilloso país, que no tiene desperdicio en ninguno de sus rincones.

  

Soy una firme defensora de nuestro entorno rural, no sólo de nuestras ciudades, porque son lugares en los que podemos aprender mucho, vivir lento y felices, y descubrir y reconciliarnos con nuestros orígenes, enseñándoles a nuestros hijos lo que realmente importa.

SmashCake 1 añito : EMMA

Smashcake o lo que viene siendo aplastar una tarta porque cumples 1 año y… ¿Cuándo vas a tener la oportunidad, si no es de bebé, de sentarte frente a una tarta y destrozarla, comértela con las manos, mancharte, reírte a lo loco y pasártelo genial?

A mi me parece muy divertido, y cada vez hay más mamis que me lo piden, y a mi que me gusta mucho un fregado… ¡¡pues me apunto sin problemas!!

Aquí os enseño el de EMMA. Yo la conocí recién nacidita, tan pequeñita, tan mona, y con unos padres tan absolutamente flipados por su hija y su nueva vida, que me quedé prendida de ellos. Ya sabéis que a mi siempre me llega gente muy conectada a su realidad, a lo que están viviendo, que dan importancia a las cosas importantes, y que se dejan llevar por esas emociones tan apabullantes que la vida te pone al frente. Y no me llegan por casualidad , es que estoy segura de que es esa la gente que decide hacer fotografías estéticas y profesionales para el futuro recuerdo.

A partir de esa primera sesión, he tenido la suerte de ir retratando a Emma y el paso de sus días, con sus amigos, con su fiesta familiar de cumpleaños, y ahora también con su primera tarta de cumpleaños.

Su mamá se encargó de la decoración, y es que la dejé hacer lo que quiso porque ella tiene mucho gusto, y siempre me sorprende con decoraciones geniales, carteles que hace con mis fotos que son la pera, conjuntos de ropa que me flipan…. Vamos, que yo con ella estoy muy tranquila, no tengo ni que pensar jajajajaja

Así quedó el decorado de bonito:

La tarta que vais es de Imaginarte Tartas , que están riquísimas y además son superbonitas.

Y os presento a la protagonista:

Emma y su ternura, su serenidad, que ya veréis que es todo puro despiste, porque en cuanto le ponemos la tarta delante, sale su lado curioso y pillín, y la disfruta mogollón!

La corona que lleva Emma, por cierto, es de La Gondolera , una chica que hace tocados a mano que son una pasada.

Lo que pasó a partir de aquí, lo cuentan mejor las imágenes que yo. Así es que pasen y vean, y espero que esta secuencia les saque una sonrisa.

Y esto es todo, amigos. Emmaaaaaaaaaa qué grande eres, aunque sólo tengas 1 año!!!

Lo de limpiar y eso ya se lo dejo a los papis, yo salgo de vuestra casa feliz y deseando llegar a la mía para descargar las imágenes, y disfrutarlas.

Muchas gracias a esta familia que he tenido la gran suerte de conocer, no sólo a ellos tres, sino también a sus abuelos, tíos, amigos… A todos, que me han abierto las puertas de su familia, y que siempre me reciben con amor, sonrisas y reconocimiento a mi trabajo.

Un abrazo, con el corazón.

Fotografía de Familia: Un recuerdo anual.

¡Hola queridos! Hoy os enseño una sesión de fotos en familia y os hablo sobre la importancia de estas para generar conversaciones y recuerdos cuando nuestros hijos crezcan.

Ya sabéis que nadie como yo para contaros la importancia de las fotografías para una familia. No sé vosotros, pero yo, si tiro de memoria simplemente, me quedo corta. No me acuerdo ni de la mitad de la mitad de las cosas que nos han pasado, o las recuerdo a destiempo, cuando ya no importan.
Es por eso que digo siempre que las fotos son la llave que abre esos recuerdos. Delante de una foto, o un álbum, soy capaz de contarle a mi hijo miles de historias, desde las tonterías más tontas, a lo gordo: “este año estábamos cambiando de casa, y esta foto la hicimos en navidad, cuando bajamos a ver a los abuelos, y tú estabas empeñado en quedarte a vivir allí, porque ese año, decías, que el Ratón Pérez no vendría si no dormías en la cama con la abuela….”

Si lo deseas, es un no parar.

Y María y Xisco lo saben. Y les adoro,  porque todos los años, y aunque ahora vivan fuera de España, por las mismas fechas, me llaman para dejar constancia del paso del tiempo en su familia. Los niños crecen, nosotros vamos cambiando, y contarlo para el futuro es importantísimo.

Seguro que les habréis visto por aquí por el blog con anterioridad, porque son un amor y me dejan con gusto que os enseñe mi trabajo.

Aquí una selección de una sesión completa en la que lo pasamos en grande, y donde podemos ver la personalidad de cada niño, sus sonrisas, su forma de mirar, su relación con el mundo…

Gracias a ellos, por todo, por su cariño, confianza, y por hacerme todo tan fácil, y subirme la autoestima tanto con sus gestos y palabras. También a los abuelos, que aunque no salen, siempre se vienen y tienen un abrazo para mí.

Es por estas cosas que mi trabajo merece tanto la pena.

Embarazo de Mary y su familia

Qué maravilla, porque Marcelo está a punto de nacer mientras escribo estas líneas.

Va a ser un lazo más de unión entre ellos… que ya son una piñita, que juntos se apoyan, se quieren, se valoran, se respetan .. me encantó conocerles.

Marcelo es el bebé que vais a ver en la tripita de Mary en las fotos que os voy a poner ahora más abajo. Pero antes déjenme decirles que pasamos una tarde magnífica todos juntos.  La que está a punto de ser hermana mayor, llamada Miranda (es que es un nombre tapan elegante y contundente, que me llena la boca decirlo) es un trasmito feliz. Su madre tiene cuenta de Instagram ( @Mary_aln ) y me parto con las peripecias que cuenta día a día, porque es graciosa, y porque su hija es un trastito muy divertido.

Es genial poder participar de este amor, de esta ilusión, de esta espera….

Y ella … que es un bombón de mujer, que es dulce, sonriente, amable, cariñosa…. ¡¡¡Me encanta!!! es tan mona como sus tartas… que por cierto, debéis echar un vistazo a su web, que aunque ahora esté de baja obligada, en cuanto Marcelo la deje, volverá con las pilas cargadas a ocuparse de  Tu bizcocho

 

 

Ella y su mirada intensa, y su necesidad de conocer con precaución el mundo, confiar cuando la ocasión lo merezca, y volver siempre a los brazos de mamá para sentirse segura.

Gracias, Familia, por tanto bueno, porque el mundo siempre se empeña en ponerme personas geniales por el camino.

Un abrazo,
Loren.

Fotografía de Recién Nacido en el Hospital

Hay momentos en la vida que son tan importantes, que a mi me cuesta describirlos. Uno de ellos es sin duda la llegada de un nuevo bebé al mundo, un nuevo miembro en una familia, una nueva vida que va a empezar a construirse con la fascinación que eso conlleva… Y no un bebé así, a lo global, sino TU bebé. Tu hijo.

¿Véis? He pensado mucho el párrafo y tampoco es nada del otro jueves. De pequeña soñaba con ser escritora, y como buena lectora exigente que soy, y persona sensible que siente, disfruta vive y padece todo lo que sucede a su alrededor,  me doy cuenta del mérito que tiene saber contarlo.

Yo intento hacerlo mediante mis imágenes. Estas fotografías que voy a enseñaros formarán parte de esa nueva vida para siempre, también de la de sus hermanas, sus padres, sus abuelos… sus amigos en el futuro, la nueva familia que ella creará para incorporarla a la que ahora vemos…

Fascinante, sin más.

Como fascinantes son ellos. Una familia sencilla, una mamá sonriente y feliz, templada, creo que ha aprendido mucho y bien de todo el pasado, y ahora disfruta de su presente ilusionándose por el futuro.
Unas hermanas para las que la pequeña ha sido un regalo. Un papá pleno.

Miren ustedes…
  
Ese primer encuentro entre hermanas me hizo llorar, lo reconozco.
Las vi tan felices, y me pareció tan bonito ese momento, que por más veces que lo viva, (porque lo vivo muchas veces con muchas familias diferentes y aunque con matices y detalles siempre se parece) no consigo no llorar, no emocionarme.

¿Os habéis fijado en cómo de atentas estaban mientras mamá les enseñaba a poner el pañal? En fin, que sí, que se me cae la baba con ellos, y que encima  me dejan enseñarlo.

Un gustazo cuando encuentras pa personas que te valoran, te respetan y te eligen para dejar constancia de estas cosas…

Gracias a Historietas de mamá por todo, y por sus palabras el otro día, que me hicieron mucho bien.
Echad un vistazo a su blog, porque todas somos mamás cualquiera con nuestras peripecias, pero leer las de las demás, consuela. Además escribe siempre dando consejos sobre maternidad, que suelen venir de lujo.

Un abrazo,
Loren.

Recién Nacido en casa: Carlos

La entrada de hoy me pone muy contenta, y aunque voy a intentar no enrollarme mucho, principalmente es porque éste es el tipo de fotografía que probablemente más me guste hacer. Llega un bebé: una nueva vida comienza. Una aventura por descubrir… Yo ya sé lo que se siente, y es tan jodidamente genial, que soy una yonki de revivirlo una y otra vez con mis clientes… No puedo ser más loca, lo sé. A veces me sorprendo de la capacidad de ser feliz tan inmensa que tengo jajajajajajaj

Pero no es una locura sentir que atesorar momentos de estos tan importantes, que hacen que el corazón lata fuerte cuando los recuerdas, es un lujo.

Y parte dos de estar contenta, es que voy a enseñaros un poco de la llegada del pequeño Carlos a casa, Carlos, que ha nacido en el seno de una familia fantástica.

Las redes me trajeron a su mamá, y es de esos clientes especiales con los que conectas mucho mucho y se te quedan en la patata. Les conocéis un poco porque ya hice una entrada de su embarazo, que enlazo AQUÍ

Pues a lo que iba: Carlos está aquí. Es un niño precioso, tranquilo, y con cara de intelectual. Y lo digo completamente en serio. Cuando le miraba, parecía que estaba pensando cosas importantes, y que toda la sabiduría del mundo se encerraba en sus ojos. A sus padres les hizo gracia cuando lo dije, pero la verdad es que yo lo dije completamente en serio.

Supongo que son mis rarezas, mi exceso de imaginación … Vaya usted a saber, pero iremos viendo conforme crezca!

Os voy a dejar algunas fotos más y os dejo sentir …

  

  

   

 

Un eterno gracias a él, y a su maravillosa familia, que siempre me tratan con tanto cariño, respeto, y amabilidad. Me siento muy querida, valorada y respetada.

GRACIAS.

Sesión de Embarazo: esperando a Mateo.

Una bonita espera, tan bonita como la familia en sí.

Y es que en ellos descubrí a unos chicos que eran un encanto. Pasamos la tarde juntos, y era como si nos conociéramos de toda la vida! De verdad que no os miento… no sabéis lo bien que yo me lo paso….
Cuento siempre el buen rato que echo con mis familias, pero es que suele ser así principalmente por dos factores: Por lo contenta que viene la gente a hacerse una sesión de fotos, porque para ellos es como una ilusión, un momento chulo (así procuro transmitirlo en los contactos previos que tenemos antes de hacer las fotos) y por lo feliz que llego yo, que ya me viene de serie este carácter así como fácil, pero es que encima me contagio enseguida del buen rollo.

En esta familia descubrí además de buenas personas agradables, a su peque, que me pareció impresionante. Normalmente los niños corren, saltan, gritan, preguntan, no paran … Ella en cambio me miró desde el principio con una mirada maravillosa, infinita, tierna. Ha sido una de las niñas a las que más he disfrutado fotografiando. Me infundía respeto. Todo el tiempo respeté su espacio, y disfruté captando sus expresiones de sabiduría, de pensamiento profundo, sus largas miradas… a saber qué había dentro de esa cabecita… Hasta que papá la tiró por los aires, y mamá le dio un abrazo, que entonces me dedicó una sonrisa preciosa …

 

Bueno, a Mateo le queda poco para llegar, y por lo que me han dicho sus papis, yo voy a tener la suerte de conocerlo en cuanto nazca, así es que no puedo pedir más. Sólo que ellos encuentren en estas fotografías cuando las miren dentro de años así, de sopetón,  todo el amor que se tienen, lo bonito del momento, y lo impresionante de su pequeña, que no se separó del muñeco de su hermano, y que creo que va a ser muy feliz con la suerte de padres que tiene.

Os mando un abrazo, y un GRACIAS así en grande por el trato, la valoración hacia mi trabajo, dejarme compartirlo, y el futuro que vendrá.

Sesión fotográfica en casa: una mañana con Emma

¡Queridos todos!

¡¡Estoy tan contenta!! Y diréis, esta es loca, que se han acabado las vacaciones… Pues no, no soy loca, me apetecía volver a ponerme con mis fotitos y mis cositas… y es que encuentro el sentido de mi trabajo en muchas de las cosas que hago, en muchas facetas, hasta en montar un álbum contando una historia, pero hay momentos que son sublimes.
La mañana que pasé con Emma y su familia fue uno de ellos.

Me contactó María, su mamá, como me contactan casi todos, por mi tipo de fotografía Natural que vio de su amiga, sin poses, sin pretensiones de mostrar lo que no hay, porque somos perfectos en nuestras imperfecciones y diversidad, y charlando juntas conectamos desde el principio. Ella quería tener un recuerdo bonito de su cotidiano, de su momento, tranquilos en casa, sin más necesidad que mostrar su realidad, y tenerla presente en el futuro.
Y claro, yo di saltitos de alegría.

Quedamos en su casa, y les puse en situaciones cotidianas que ellos viven, que vivimos todos. Emma está muy espabilada con un mesecito que tiene, así es que hice algún retrato de ella en la cama de sus papás, intentando captar alguno de sus muchos gestos, pero la realidad es que Emma pasa mucho tiempo en brazos de sus padres, sentados en el sofá charlando los tres juntos, queriéndose … o dándose un baño, que es lo que a Emma más le gusta, y lo que su mami quiso tener inmortalizado en imágenes para siempre. Esto es lo que yo quiero ver, nada de poses ni situaciones irreales.

Y cómo agradezco ese cariño entre ellos, esa naturalidad, ese vivir la vida a lo sencillo, porque a mi me ha dejado imágenes para del recuerdo preciosas, que encima me han dejado compartir con vosotros.

Estoy MUY MUY Feliz.

           

Quiero dar las gracias por la confianza y la ilusión a esta familia tan bonita, por su cariño hacia mi trabajo, por la emoción que les supuso ver la sesión completa, y por dejarme mostrar una parte del trabajo (si os enseño todo, subo más de 100 imágenes jajajajaja).

Gracias de corazón.

Un abrazo,
Loren.

Comuniones: cuenta su historia.

Los que me conocéis o habéis pedido información, sabéis que para mí la etapa de la primera comunión de un niño no es simplemente el momento religioso, el traje, y todo lo que conlleva, sino que es un momento idóneo para contar lo que el niño es en esa edad, lo que siente, lo que piensa, lo que le gusta hacer… Y esto es por muchas razones, pero entre otras, porque cuando nuestros hijos pierden la edad graciosa de ser pequeñitos , parece que dejamos de fotografiarlos, y la etapa de niñez pasa más rápido, y más desapercibida.

Y es una pena. Es una etapa larga, en la que ellos se están formando, y ya podemos ver claramente mucho de lo que vendrá, igual de divertida, rica y excitante.

Así es que siempre pido que nos demos cuenta de eso, e impliquéis a los niños en la sesión de fotos, y siempre que se pueda y quieran, hablen conmigo y me cuenten un poco de ellos mismos. Es un ejercicio genial para ellos, y para toda la familia, que quiero que esté también conectada con el momento, acompañando al peque,  y disfrutándolo.

Os voy a poner el ejemplo de Carla.

Con Rosa, su mamá hubo esa conexión desde el principio. Ella era super consciente de todo lo que os he contado, y de hecho sin explicarle nada, ya me llamó diciéndome lo que quería, haciéndome muy feliz!!

Ella se lo curro un montón, me habló mucho de ellos, de sus aficiones, de lo que les gusta hacer… le dimos vueltas y conseguimos un recuerdo muy especial:  A su hija le encanta pintar, jugar con su hermana, y correr libre por el campo.



Y todo ello intentamos plasmar.

Creo que lo conseguimos.

Muchas gracias a esta preciosa familia, que me ha valorado siempre, desde el principio, y por supuesto a Carla, que además hoy es su cumpleaños, y me hace muy feliz dedicarle este post. Feliz cumpleaños, preciosa. Muchas gracias por todo.

Un abrazo,
Loren.