Sesión de familia: Trabajar con niños pequeños

Os enseño una familia preciosa de la que sé que no voy a olvidarme nunca gracias a ella, a la pequeña Abril, y mediante ellos aprovecho para contaros cómo trabajo con niños pequeños.

Son muchas familias las que he conocido, muchos niños cada uno con su particularidad, y a veces los nombres he de reconocer que me bailan, pero no las historias, ni los momentos. Para mí son más emociones que nombres, más momentos especiales que identidades en sí. Como todos repetís,(tengo esa gran suerte), al final los nombres me los sé, pero prefiero contar los detalles, y por qué me sacan una sonrisa.

Del nombre de la pequeña Abril no voy a olvidarme , aunque por lo pronto sólo la haya visto una vez, pero es porque sus papás me contaron la bonita historia de su nombre, y esa historia está ligada a una celebración constante de su mes, su nombre, y su vida. Por eso siempre sabré que se llama Abril.

Y no la olvidaré sobre todo porque me regaló uno de los momentos más bonitos que he vivido en mi profesión.

Sus papás no sabían cómo reaccionaría Abril durante la sesión, probablemente tímida, decían, quizá seria, distante… ¿Y si no tiene el día? ¿Y si nos llora por miedo a lo desconocido? Le gusta sentirse segura, y si no conoce a la persona no va a colaborar…

Y bueno, ahora veréis las fotos, pero ella demostró lo que es: una niña feliz, querida, acompañada y segura, libre y sin miedos.

Para no asustarles, al principio no me acerco mucho a los niños. Les dejo su espacio porque considero que es mejor que me vean interactuar con sus padres, que vean las sonrisas, las frases que cruzamos con complicidad porque ya hemos hablado previamente para preparar la sesión, que vean a sus padres felices y relajados, así ellos puedan sentir que no pasa nada. No soy la típica que llega y besa, y toca, y dice frases locas a los niños. Primero los padres, y dejo que ellos poco a poco se acerquen.

Tampoco quiero que me den un beso. Yo beso a sus padres, pero a ellos no. Les saludo, les sonrío, y sigo con el momento bienvenida, porque sus papás me conocen por ese trabajo previo que hago vía tlf o mail, por esa confianza que intento crear con la familia para facilitar mi trabajo y mejorarlo, pero para ellos soy una desconocida.

Con los niños de comunión, por ejemplo, trato de hablar antes, porque son más mayores y pueden decidir, contarme cosas, preguntarme lo que quieran… y cuando llega el día de la sesión se acercan ellos, me abrazan y todo fluye, pero con los pequeños la única forma es a través de sus referentes.

Pues esta sesión fue como la seda. Jugamos, nos reímos, nos contamos cosas, y cuando acabó hicimos una despedida larga, y es que las despedidas suelen ser largas porque me gusta ese momento posterior de comentar cómo ha ido, e ir cerrando conversaciones que se iniciaron mientras trabajaba, pero como yo me vengo arriba y me inspiro y me vuelvo loca, dejo las conversaciones a medias.

El caso es que cuando nos íbamos, la mamá de Abril le dijo: ¿Das un abrazo a Loren? Y Abril saltó de sus brazos, y me agarró a mi fuerte, emocionada. Yo me sorprendí, me sentí feliz, y lloré. Lloré mucho por poder tener la suerte de vivir ese momento. Por saber que una niña se siente bien, se siente segura, se siente cómoda. Por saber que es posible llegar al corazón de las personas haciendo lo que hago. Por tener la suerte de ver siempre el lado bueno y amable de la vida. Lloré y seguí llorando porque Abril no quería soltarme. Y sus papás se emocionaron conmigo. Y sé que suena moñas, pero es lo que hay, es lo que pasó y es lo que siento.

Yo como fotógrafa hago muchas cosas, pero cuando me preguntan cómo me defino, siempre digo que soy fotógrafa de familias. Las familias empiezan en un punto (boda o no, pareja o no, embarazo o no, mascotas o no, cumpleaños, comuniones, etc…) y evolucionan y avanzan, y me gusta ir creciendo con ellas. Trabajar con familias, con familias como la de Abril, y con momentos como los que vivo, es lo que le da sentido a todo.
Gracias, chicos, ya os dije que esto era muy especial para mi. Gracias por dejarme contarlo. me cae la lagrimilla de recordarlo y escribirlo. Espero que os guste.

Un beso enorme.

Smash Cake 1 año: NUNO

¡¡Ayyy qué emoción!! ¡¡¡Estas fotos que os voy a enseñar me encantan!!!

Por mis publicaciones de Instagram, muchos ya os sabéis la historia de esta sesión fotográfica por el cumpleaños de 1 añito de Nunito, (o también llamado en las Américas SmashCake, que yo soy muy políglota), que es la siguiente:

Su mamá, que es muy detallista, me pidió que le preparara una sesión de esas tan divertidas en las que montamos un pequeño decorado acorde al bebé, y le plantamos una tarta para que la destroce como quiera.

Esta sesión fue muy especial por muchas cosas, por lo mucho que les quiero, pero sobre todo porque el niño nos regaló un momento muy especial que nunca olvidaré: se lanzó a dar sus primeros pasos mientras acabábamos de vestirle para empezar a hacer las fotos. Yo anduve lista y ahora tendrá para siempre la imagen de sus primeros pasos hecho un Dandy, con pajarita y todo. ¿No es pa comérselo? jajajajaja
Y es que siempre hablo de la magia de esos instantes, de la importancia de atesorar recuerdos en forma de imágenes para el futuro, y a veces, la magia sucede y yo puedo vivir los momentazos ajenos en primera persona casi como si fueran míos.

Para esta sesión decidí hacer un decorado sencillo, en tonos amarillos porque el amarillo es mi color preferido, me da luz y alegría, me hace sentir feliz y cómoda, como esperanzada, y con pajaritas de papel, un elemento al que ya le tenía muchas ganas desde hace tiempo. Todo tiene un significado porque creo mucho en contar historias y en hacer de ellas tu historia personal, y en este caso, la simbología es sencilla: unos pajaritos que se escapan de la jaula y vuelan hacia un árbol donde podrán vivir libres para siempre. Evolución, perspectiva a un futuro feliz, caminar con esperanza, libertad, luz …. Y dado el arranque a caminar de Nuno, la expresión “caminar” cobró un significado especial que creo que fue la cuadratura del círculo.
Después de esto, la sesión fluyó con un buen rollo impresionante.

Eso sí, también hay que contar, porque a veces pasa, que a él la sensación de tocar la tarta y mancharse no le gustó mucho, así es que pasó de la extrañeza cuando se la pusimos delante, al “no me mola nada su textura”, y a darle patadas al pastel para evitarlo.
Así es que el momento tarta acabó pronto … los niños tienen su personalidad desde bien pequeñitos y eso me encanta, y hay que dejarles expresarla aceptando las situaciones.

Con todo, el reportaje completo me encanta y todo es gracias a él, a su luz, sus expresiones, y la historia que contamos.

Nunito, cuando crezcas voy a poder decir contenta que viví este momento contigo y con mamá, y que he estado presente cuando naciste, cuando caminaste, y espero que también cuando la vida te traiga todas las cosas buenas que estén por llegar. Lo veremos juntos.

La tarta es de Imaginarte tartas (que estaba riquísima, que luego nos la comimos entre todos)
Nunito es el miembro más pequeño de El globo amarillo que es una tienda de juguetes muy especial, con juguetes seleccionados muy especiales.

Y yo estoy muy felizzzzzzzzzz

SmashCake 1 añito : EMMA

Smashcake o lo que viene siendo aplastar una tarta porque cumples 1 año y… ¿Cuándo vas a tener la oportunidad, si no es de bebé, de sentarte frente a una tarta y destrozarla, comértela con las manos, mancharte, reírte a lo loco y pasártelo genial?

A mi me parece muy divertido, y cada vez hay más mamis que me lo piden, y a mi que me gusta mucho un fregado… ¡¡pues me apunto sin problemas!!

Aquí os enseño el de EMMA. Yo la conocí recién nacidita, tan pequeñita, tan mona, y con unos padres tan absolutamente flipados por su hija y su nueva vida, que me quedé prendida de ellos. Ya sabéis que a mi siempre me llega gente muy conectada a su realidad, a lo que están viviendo, que dan importancia a las cosas importantes, y que se dejan llevar por esas emociones tan apabullantes que la vida te pone al frente. Y no me llegan por casualidad , es que estoy segura de que es esa la gente que decide hacer fotografías estéticas y profesionales para el futuro recuerdo.

A partir de esa primera sesión, he tenido la suerte de ir retratando a Emma y el paso de sus días, con sus amigos, con su fiesta familiar de cumpleaños, y ahora también con su primera tarta de cumpleaños.

Su mamá se encargó de la decoración, y es que la dejé hacer lo que quiso porque ella tiene mucho gusto, y siempre me sorprende con decoraciones geniales, carteles que hace con mis fotos que son la pera, conjuntos de ropa que me flipan…. Vamos, que yo con ella estoy muy tranquila, no tengo ni que pensar jajajajaja

Así quedó el decorado de bonito:

La tarta que vais es de Imaginarte Tartas , que están riquísimas y además son superbonitas.

Y os presento a la protagonista:

Emma y su ternura, su serenidad, que ya veréis que es todo puro despiste, porque en cuanto le ponemos la tarta delante, sale su lado curioso y pillín, y la disfruta mogollón!

La corona que lleva Emma, por cierto, es de La Gondolera , una chica que hace tocados a mano que son una pasada.

Lo que pasó a partir de aquí, lo cuentan mejor las imágenes que yo. Así es que pasen y vean, y espero que esta secuencia les saque una sonrisa.

Y esto es todo, amigos. Emmaaaaaaaaaa qué grande eres, aunque sólo tengas 1 año!!!

Lo de limpiar y eso ya se lo dejo a los papis, yo salgo de vuestra casa feliz y deseando llegar a la mía para descargar las imágenes, y disfrutarlas.

Muchas gracias a esta familia que he tenido la gran suerte de conocer, no sólo a ellos tres, sino también a sus abuelos, tíos, amigos… A todos, que me han abierto las puertas de su familia, y que siempre me reciben con amor, sonrisas y reconocimiento a mi trabajo.

Un abrazo, con el corazón.

Sesión fotográfica en casa: una mañana con Emma

¡Queridos todos!

¡¡Estoy tan contenta!! Y diréis, esta es loca, que se han acabado las vacaciones… Pues no, no soy loca, me apetecía volver a ponerme con mis fotitos y mis cositas… y es que encuentro el sentido de mi trabajo en muchas de las cosas que hago, en muchas facetas, hasta en montar un álbum contando una historia, pero hay momentos que son sublimes.
La mañana que pasé con Emma y su familia fue uno de ellos.

Me contactó María, su mamá, como me contactan casi todos, por mi tipo de fotografía Natural que vio de su amiga, sin poses, sin pretensiones de mostrar lo que no hay, porque somos perfectos en nuestras imperfecciones y diversidad, y charlando juntas conectamos desde el principio. Ella quería tener un recuerdo bonito de su cotidiano, de su momento, tranquilos en casa, sin más necesidad que mostrar su realidad, y tenerla presente en el futuro.
Y claro, yo di saltitos de alegría.

Quedamos en su casa, y les puse en situaciones cotidianas que ellos viven, que vivimos todos. Emma está muy espabilada con un mesecito que tiene, así es que hice algún retrato de ella en la cama de sus papás, intentando captar alguno de sus muchos gestos, pero la realidad es que Emma pasa mucho tiempo en brazos de sus padres, sentados en el sofá charlando los tres juntos, queriéndose … o dándose un baño, que es lo que a Emma más le gusta, y lo que su mami quiso tener inmortalizado en imágenes para siempre. Esto es lo que yo quiero ver, nada de poses ni situaciones irreales.

Y cómo agradezco ese cariño entre ellos, esa naturalidad, ese vivir la vida a lo sencillo, porque a mi me ha dejado imágenes para del recuerdo preciosas, que encima me han dejado compartir con vosotros.

Estoy MUY MUY Feliz.

           

Quiero dar las gracias por la confianza y la ilusión a esta familia tan bonita, por su cariño hacia mi trabajo, por la emoción que les supuso ver la sesión completa, y por dejarme mostrar una parte del trabajo (si os enseño todo, subo más de 100 imágenes jajajajaja).

Gracias de corazón.

Un abrazo,
Loren.

El regalo perfecto para un adolescente

¡Una sesión fotográfica!

Y es que yo sé que cada vez os dais más cuenta de que nuestros hijos tienen muchas cosas materiales, y de que no sabes qué regalo especial hacerle cuando se van haciendo tan mayores que lo único que te piden es una camiseta de marca o un móvil.
Pero hay muchas muchas cosas más, cosas que llenan el corazón, además de hacerles un bien a su alma, y a sus recuerdos para siempre.

Mi madre guarda algunas fotos de mi adolescencia, de esas que hacíamos con la cámara de mi tío, que luego al revelarla te corrían a tortas porque … ¡¡¡Esto vale mú caro y todas han salido mal!!! Pero pocas, muy pocas. Antes apenas nos podíamos permitir hacernos fotografías.

Pero ahora tenemos acceso a fotografiarnos siempre que queramos, como queramos. Todos tenemos un teléfono. Pero al final se hacen miles de fotos con el móvil sin ninguna calidad, casi siempre en la misma pose, y luego quedan muertas de asco en la carpeta fotos, o peor, perdidas en un formateo, o en un móvil que se ha roto y son irrecuperables.

¿Y ahora qué? ¿Qué hacemos con eso? Porque de las de bebés tenías un álbum, pero ahora que es mayor…. ¿os habéis preocupado de almacenar sus recuerdos?

Yo he hecho varias sesiones a adolescentes y son muy guays. Ellos se sienten genial, hacemos algo adaptado a su personalidad, les implico para que decidan un poco qué quieren y cómo lo quieren, y os aseguro que el resultado siempre es genial, ellos se sienten especiales y únicos en una etapa de la vida en la que la autoestima es ta tan importante, y tú, aunque ellos no lo sepan, les has hecho un regalo de valor incalculable que tendrán para siempre.

Hacemos las sesiones, copia de los archivos a los papás y al niño, e imprimimos alguna, que eso es importante. Es muy chulo tener en la habitación una foto de ellos que les identifique.

Lucía va a tener un montón, porque se nos fue la olla.
Decidimos salir las tres (siempre acompañados de uno de sus padres, claro) a afotarla por el centro de Madrid. Fuimos paseando por una de las calles que más le gusta patear, Fuencarral, y bajando hasta la Gran vía, haciendo Street Photography sin miedo ni vergüenza. Al principio sé que pensó que yo estaba muy loca cuando me miraba tirarme por el suelo, o no ver ninguna fotografía imposible, pero en seguida entró en el rollo, y me hizo de modelo experta. Yo filmaba mucho, por eso se me fue tanto la olla, porque daba igual qué le pidiera que hiciera, que lo hacía genial. Y si no le pedía, lo hacía aún mejor, así es que…

No voy a poner todas las fotos porque no terminaríais de leer este post, pero os dejo algunas para que veáis lo guapa que está, y lo bien que lo pasamos. Y sé que vais a valorar el recuerdo que para ellos supone.

Gracias Lucía. Por tu sonrisa tímida final, y lo fácil que me lo hiciste. Gracias a su mamá porque sabe apreciar la importancia de las cosas, y darle valor a los momentos.

Deberíais leer todo lo que he escrito aquí y reflexionarlo. Sé que tengo razón, y podéis ponerle remedio.

¡Abrazos!

Calendario DOWN Madrid

Buenos días.

Puente, fiesta, tiempo libre… un momento ideal para que me prestéis atención al hablaros de algo precioso:

La Fundación Down Madrid todos los años hace un calendario solidario para seguir adelante con todos los proyectos que lleva a cabo con los niños, sus niños, como ellas les llaman. Este año he tenido la suerte de ser una de las fotógrafas que ha colaborado para que la realización del calendario sea posible. Todos los que hemos participado, hemos puesto muchas ganas, esfuerzo e ilusión.

Me gustaría que pincharais en este enlace y os hagáis con un calendario:

Calendarios Fundación Down

Os llegan a casa en menos de una semana, y os aseguro que es el detalle perfecto para amigos y familiares. ¿Hay algo mejor que ser solidario?

Yo estoy muy agradecida a las chicas de la Fundación, a los niños que no dejaban de disfrutarlo, a las mamás de Enol, mi chico portada 2018, sin las que todo esto para mi no hubiera sido posible, y a todos mis compañeros que han puesto de su parte para que el trabajo de todos los profesionales que hemos participado, junto, tuviera sentido.

Si me queréis, compradlo.

Seisón de Familia: Chloe, la nena de sus papás

Sí, sí. Esa es Chloe, la nena de sus papás.

A ellos les conozco desde que la peque nació, porque un día ganaron uno de los sorteos que hice, y desde entonces nos hemos visto más veces para alguno de sus acontecimientos importantes, como su bautizo, por ejemplo, del que me acuerdo como si fuera ayer….. ❤

A mi sus papás me encantaron desde el principio. Son dos chicos jóvenes y sobradamente preparados, de esos que ves y sabes que pelean, luchan, y van a salir siempre adelante. A la mamá, con su dulzura de serie, da gusto verla sonreir. A mi Noa me da mucha calma, mucha paz, y mucha ternura… Pero es que ella es así, y con su hija lo multiplica por mil.
Papá es el que pincha, chincha, y saca las carcajadas y las locuras. Un papá cariñoso, atento a todo lo que va pasando a su alrededor, buena persona y más majo que las pesetas.

Yo la verdad es que a ellos les tengo mucho cariño. Son una familia que da importancia a las mismas cosas que se la doy yo, que les gusta mucho la fotografía, almacenar sus recuerdos para el futuro, y hacer especial cada momento. Ellos llegaron en mis primeros sorteos, mis primeras sesiones así como ya públicas, mis inicios en redes sociales… No sé. Me parece que ha pasado mucho tiempo, aunque realmente sea tan poco en realidad…

Os dejo alguna de las imágenes de su bonita y relajada sesión, en la que Chloe con su carita de pilla nos regaló momentos muy bonitos, y en la que disfrutamos mucho charlando los tres de cómo nos va yendo la vida:

 

Pues sí, el tiempo pasa y esta familia crece y a mi me gusta saber que voy a seguir acompañándoles cuando ellos quieran. Os agradezco mucho la confianza y el buen rollo que me transmitís siempre. Os mando un abrazo gigante, y todas las sonrisas del mundo.
¡Gracias!

El mar… y él.

Preparándonos para ir a la playa, y buscando sus cacharros, os escribo este corto post.

De su amor al mar hay poco que decir: un poco por mi culpa, otro poco por la de su tío, otro poco por la música que escuchamos, las fotos que vemos, y sobre todo por el atractivo particular del mar, es que está medio loco. (Y no es el levante, que aquí en Málaga el viento no es excusa)

 

Todas las fotografías están hechas en la zona de Nerja, un pueblo maravilloso de mi Málaga, la guapa. Perdonad por el ataque de amor patrio que estáis sufriendo estos días, que en nada se me pasa.. No sé, me ha dado, me ha dado, y cuando da….

Sesión de familia: El dorado…

Me gusta hacer sesiones de familia. Me hace sentir bien ayudar a contar su historia durante el paso de los años.

Y esta familia es taaaaan bonita…. que yo voy a dejarme llevar por los colores que me evocan: amarillos, ocres, dorados, brillante sol que se pone a sus espaldas, y el amor que se respira entre ellos y con su bebé.

La verdad es que a mi me parece magia, y me gusta pensar que he conseguido hacerla yo en un pequeño porcentaje, porque el resto es cosa de ellos, de la ilusión que pusieron, de lo mucho que se divirtieron, de cómo charlamos, de cuánto jugaban, y jugamos, de lo simpáticos que son, de su naturalidad… ¿Sigo? Es que me pongo pesadita…

Pero esa es mi suerte, la suerte que siempre me acompaña en cuando a la gente que me escribe se refiere. Son grandes personas, con grandes proyectos, como ella, que tiene que conciliar ahora que ha perdido su trabajo por la maternidad, como lo perdí yo, y con la que tanto me identifico.

 

Me gusta hacer sesiones de familia porque me gusta pensar que voy a formar parte de sus recuerdos, para toda la vida. Porque les ayudo a escribir su historia. Porque lo que sucede entre las personas es grande, y las familias son “templos”

Gracias a los tres. ¡¡¡Gracias por tanto!!!

Familias en verano de 2017

Queridos todos.
Vengo aquí a convenceros de que la vida pasa en un suspiro, los hijos crecen tan rápido como se agotan las primeras líneas en la playa de Benidorm en agosto, y nuestra familia evoluciona mucho más deprisa de los que nuestra memoria puede almacenar, así es que sólo encuentro una solución: la fotografía. Es el método por el cual de un solo vistazo, revivimos momentos y situaciones que quedan ahí guardadas, dormidas hasta que algo las despierte.

Cada vez sois más los que dais valor a esos momentos, los que entendéis que sólo tenéis fotos cutres hechas con el móvil, y que vosotros apenas salís en las fotos con vuestros hijos porque ” jo, es que no me he peinado”, porque “me sale un michelín de más”, “Ay, es que no me puse el tinte”, “Hoy voy con el chándal” “Me salen los brazos muy gordos”.  ¡¡Coño ya!!

Por favor, olvida eso. Fin. Llámame.

Conciénciate de que tu familia es estupenda, tú eres estupenda/o, tu marido es genial (y viceversa), y tus hijos son estupendos, porque sois vosotros mismos y moláis. Vamos a preparar una experiencia que despierte vuestros recuerdos de este verano que va a pasar para no volver. Que va a ser único. Échate pa´lante. Si tienes una ocasión especial que fotografiar, genial, y si no, nos la inventamos, la creamos de lo cotidiano, la construimos con vuestras piezas, de lo que sois, de lo que sentís, de lo que queréis. Acuérdate por qué un día decidisteis ser una familia, sentaos juntos y charlar un rato sobre vosotros, sobre cómo empezó todo, sobre qué camino habéis decidido recorrer, y olvídate de todo eso que es absurdo, que no importa.

Nuestros hijos nos quieren como somos porque les damos amor, y luchamos por ellos. Porque les intentamos hacer la vida bonita. Por eso estamos en familia.

Comos mi Esther y su familia, que ya son “mios” porque ellos entienden perfectamente todo esto que os he explicado. Porque lo hablamos la primera vez que se pusieron en contacto conmigo y entendieron al conocerme que yo era lo que necesitaban. Y me da igual si suena muy pedante, pero es así.

¿Sientes algo cuando has leído todo este tocho?

Yo lo siento cuando veo sesiones de familia como esta. Sé que no soy la mejor eligiendo qué mostrar, pero llevan muchas fotos, y he preferido hacer una selección al azar, a lo loco:

Gracias a esta familia tan preciosa que siempre está conmigo. Me encantan. Son muy especiales, muy conscientes del paso de tiempo, de la importancia del momento, de los bonitos recuerdos,  que realmente es lo único que te va a quedar. Lo material es accesorio. Lo saben, lo viven, lo sienten. Son felices con poco, con estar juntos, con pasear juntos, con vivir sencillo y bonito.

Gracias por dejarme compartir con todos estos momentos. Gracias de verdad.

A todos los demás, os estoy esperando.