Como siempre, en colaboración con Literatura en los talones , una nueva entrega de Ilustrando música.

Ésta vez, tumbada en la cama contemplo la luna, y envuelta en su embrujo caigo en sueños. Y estos vienen a mí sin máscaras, desnudos y hermosos, y me invitan a ignorar las leyes del espacio y el tiempo. Sucumbo a su influjo y me desdoblo en el espejo. Y sin motivo aparente, aquí donde la razón no gobierna, persigo un viejo libro escaleras arriba, hasta un cuarto en el que otros libros descansan a la espera. Y al verlos emparejados descubro que no es solo un cuarto, sino un dormitorio, y sé entonces que los libros también duermen, y también sueñan. Y miro por la ventana, y con sólo desearlo me encuentro entre las flores, rodeada de hierba. Y veo almendros y rosales. Y cuando miro a mis pies ya no estoy en el campo, sino en la playa, y el mar me saluda, y guijarros de colores se deslizan entre mis dedos, suaves, agradables, y me parecen instantes de mi vida, cada piedra un pequeño recuerdo. Y con los pies mojados alzo la cabeza y contemplo un cielo infinito, y parece una sábana al vuelo que un viento travieso haya separado de su lecho. Y el azul se cubre de amarillos y grises mientras las olas compiten por ser las primeras en tomar tierra. Y cuando voy a rendirme a ellas siento una fuerza que tira de mí y me aleja de sus cantos, y vuelvo a casa por prados verdes, bajo cielos de algodón. Y oscurece. Y ya estoy dentro, y al mirar a la ventana Lola arruga su hocico felino y me reprocha con un gesto mi ausencia. Y a punto ya de despertar se produce un último prodigio y una flor diminuta se convierte en un gran ramo, y me prometo entonces no olvidar este sueño. Y abro los ojos y me encuentro de nuevo con la luna, que me sigue observando, y oigo un susurro, y busco, y es la cálida brisa del verano, que flirtea con las cortinas.

Medito unos instantes. Ladeo la cabeza y miro el libro que reposa sobre la mesilla. Y recuerdo los últimos versos leídos esa noche. Las palabras del viejo poeta quedan impresas en mi cabeza para siempre:

“Nunca dejes de soñar, porque en sus sueños, el hombre es libre”.

 

Ojalá fuera tan sencillo para todos. Mientras, con ésta canción, lo intento.

 

3 comentarios sobre “Ilustrando música

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s