Sigo enseñándoos comuniones a mi rollo, en el campo, y al natural.
Y con esta quiero incidir en lo mucho que me gusta personalizar las sesiones, y hacerlas especiales para cada una de las personas que va a participar de ellas, y va a compartir ese ratito conmigo.
La sesión de Magdalena es un claro ejemplo.
Su mamá contactó conmigo porque ya había visto mi trabajo, y se identificó completamente con lo que soy y lo que cuento con mis imágenes. Quedamos una tarde a un café, y no se me olvidará nunca porque fue la única vez en mi vida que llego tarde a una cita con un cliente, pero ese día sufrí varios microdesastres consecutivos…. El caso es que a mi hijo y a mi (conciliación laboral) nos esperaban Magdalena, su papá y su mamá con una sonrisa. Conocí a la peque, que resultó ser un encanto (a mi hijo también le encantó) y les enseñé el material, con el que conectaron desde el minuto uno. Eligieron rápidamente el álbum que iban a querer, el tipo de sesión, los recordatorios… Y entre todos aportamos ideas, compartimos, les hice pensar, y sé que Magdalena se fue muy contenta a casa.

La sesión se nos pasó volando. Magdalena tiene mucha personalidad, y había pensado en muchas cosas, en su amada música, en sus primeros meses de vida y sus muñecos, en algunas fotos que quería tener… ella tiene muy claro lo que quiere, y yo la dejé libre, y entre las dos hicimos magia. Y sí, magia, porque sus papás estaban alucinando de verla, y flipando con laguna imagen que les enseñaba en el Led de la cámara. Aludimos a su personalidad, a sus gustos, a sus expresiones… A los detalles, que son los que nos construyen.

Fue taaaaaan chulo!!!!

Para muestra alguna de las imágenes que salieron aquella mañana, de las cuales yo me siento muy satisfecha. Al final se quedaron con todas las fotos de la sesión, y creo que están muy contentos. Como lo estoy yo.

El otro día, mientras las editaba en casa, mi hijo se acercó al ordenador y me dijo: Mamá, qué guapa está Magdalena. Me pareció increíble que la recordara después de haberla visto media hora de una tarde. Por algo será.
Gracias a una familia tan increíble por las cosas bonitas que me decís, por el entusiasmo por mi trabajo, y las ganas de implicarse, y a Bea, porque estuvo pendiente de la peque toda la mañana, y me ayudó con los detalles, facilitándome la vida.

Abrazos, Magdalena. Que pases un día muy feliz.

6 comentarios sobre “Comuniones 2017:Magdalena

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s